El 17 de junio de 2022, el Reino Unido aprobó la extradición de Julian Assange a Estados Unidos. Allí será juzgado por espionaje tras la publicación de documentos del gobierno estadounidense que revelaban que el ejército de Estados Unidos había cometido crímenes de guerra contra civiles en Afganistán e Irak, incluido el asesinato de dos periodistas de Reuters. Si es declarado culpable, Assange se enfrenta a una pena de cárcel de hasta 175 años.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) se muestra seriamente preocupada por el impacto de la continua detención de Assange en la libertad de los medios de comunicación y los derechos de todos/as los periodistas en el mundo. La persecución de Assange por parte de EEUU contra el derecho de la ciudadanía a saber supone una grave amenaza para los principios fundamentales de la democracia, cada vez más frágiles en todo el mundo. Independientemente de las opiniones personales sobre Assange, su extradición supondrá una amenaza contra la libertad de prensa y de información. 

El caso sienta el peligroso precedente de que los gobiernos pueden perseguir a periodistas en cualquier parte del mundo por publicar información de interés público. 

Wikileaks fue galardonado con el Premio Walkley a la contribución más destacada al periodismo en 2011, un premio anual para recompensar la excelencia en el periodismo australiano, en reconocimiento del impacto del trabajo de Wikileaks en el periodismo de interés público al permitir a denunciantes a contar sus historias. Desde entonces, los denunciantes han sido utilizados por otros medios de comunicación para desvelar sistemas de evasión fiscal a nivel mundial, entre otras historias. 

La condena de Chelsea Manning, que colaboró con Assange en la publicación del polémico material, fue conmutada por el Presidente Barack Obama. Ninguno de los medios de comunicación asociados a WikiLeaks ha sido acusado en ningún proceso judicial del gobierno estadounidense por su colaboración con Assange. Aparte de las graves implicaciones para la libertad de prensa, tampoco existe un criterio legal para la extradición y acusación de Assange.

La FIP hace un llamamiento al gobierno de Estados Unidos para que retire todos los cargos contra Julian Assange y le permita regresar a su país para estar con su esposa e hijos. La FIP también hace un llamamiento a los sindicatos de periodistas, a las organizaciones de libertad de prensa y a periodistas de todo el mundo para que insten a sus gobiernos a actuar para asegurar la liberación de Assange. #FreeAssangeNOW

¡Actúa!

Presiona al gobierno de EEUU

Descarga nuestro modelo de cartay envíala a la embajada de Estados Unidos en tu país pidiendo la liberación inmediata de Julian Assange. Anima a tus miembros a hacer lo mismo; ¡cuantos más, mejor!

Haz clic aquí para descargar el modelo de carta de la FIP en:

Inglés

Francés

Español

Envíanos un correo electrónico a communications@ifj.org cuando tu sindicato haya enviado la carta y compártela ampliamente en las redes sociales #FreeAssangeNOW

Movilízate

Anima a tus miembros a cubrir el caso de Assange. Organiza una reunión editorial, una manifestación, una rueda de prensa para denunciar las implicaciones de la extradición de Assange en Estados Unidos para la libertad de prensa y el derecho del público a estar informado.