La FIP considera la lucha por la igualdad de género un asunto prioritario en todas sus campañas.

Nuestra Declaración de Santander – un programa para luchar por la igualdad más allá del lugar de trabajo- subraya aspectos esenciales para nuestros organizaciones afiliadas.

  • La violencia y hostigamiento al que se enfrentan las mujeres periodistas en todo el mundo. Los datos de la FIP demuestran que al menos una de cada dos periodistas ha sufrido acoso sexual, violencia psicológica, acoso en redes y otras formas de abusos contra a los derechos humanos.
  • La brecha salarial, una triste realidad en todos los continentes, y que no solo afecta a las mujeres en su vida laboral sino también durante su jubilación.
  • La creciente precariedad en las condiciones de trabajo que sufren las mujeres periodistas, especialmente aquellas obligadas a trabajar sin contrato, sin protecciones sociales, pensiones, vacaciones pagadas y otros beneficios.
  • La discriminación política, legal, cultural, racial, y social que sufren las mujeres periodistas en durante su carrera profesional y que empobrece sus condiciones de vida.

Junto a los sindicatos y los movimientos sociales del mundo, estamos consiguiendo que la lucha contra la violencia de género en el trabajo sea un asunto prioritario.

También estamos comprometidos con una representación de género justa en los medios. En línea con nuestro compromiso con el periodismo ético, luchamos contra la discriminación y apoyamos un periodismo de calidad mediante la publicación de informes para promover las mejores prácticas periodísticas.

Junto a nuestros afiliados, luchamos por:

  • Leyes más fuertes sobre igualdad salarial, transparencia e igualdad de derechos
  • Mismo salario para el mismo trabajo. Hay que romper el techo de cristal.
  • Acabar con la precariedad y promover condiciones de trabajo dignas para todas las mujeres
  • Que los Estados tomen medidas urgentes para reforzar las leyes contra la violencia de género en todas sus formas y que los medios asuman su responsabilidad para la seguridad de las mujeres periodistas.

El Consejo de Género de la FIP coordina su trabajo con activistas de todo el mundo.