La FIP exige medidas de protección tras un nuevo asesinato de un periodista en México

Con motivo del asesinato de Abel Manuel Bautista Raymundo, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) se une a su afiliado mexicano, el Sindicato Nacional de Redactores de Prensa (SNRP), en demandar el cese en la violencia contra los periodistas , protección para todos los trabajadores de prensa y mejoras inmediatas en las condiciones laborales para asegurar un libre ejercicio de la profesión. 

Abel Manuel Bautista Raymundo, presidente de la Asociación de Radios Comunitarias “Vara 7″, fue asesinado por desconocidos tras salir de su trabajo en la emisora Radio Spacio 96.1 de Oaxaca, México. Con este hecho, ya son dos los periodistas asesinados en México desde inicios de este año, elevando el número de crímenes contra comunicadores a 141 en los últimos 15 años.

La situación del periodismo mexicano es más delicada en determinadas zonas del país, resultando especialmente perjudicados los medios alternativos que desafían la fijación de la agenda comunicacional tradicional. La Ley Telecom (Ley de Telecomunicaciones), por ejemplo, limita la capacidad de las radios comunitarias al limitarlas a las peores frecuencias de la banda de FM y la ubicación en AM, situación que empeora al limitarles también los mecanismos para acceder a ingresos económicos.

A los problemas para asegurar la supervivencia económica, se agregala vulnerabilidad de los trabajadores. Según Fernando Olivas, Secretario General del SNRP, “la situación de las radios comunitarias es de reiterada agresión, y es común que los comunicadores de estas formas de información sean agredidos verbalmente y físicamente”.

Tal como declarara Celso Schroeder, vicepresidente de la FIP y presidente de la FEPALC, “es lamentable que incluso después de la misión de la FIP y la FEPALC a México, donde nos dirigimos directamente a Presidencia de la República de México, los periodistas sigan siendo asesinados como en una rutina horrible que dura décadas. Esperemos que la preocupación de la FIP sea atendida y que al menos un asesino de periodistas resulte castigado en México".

Desde la Federación Internacional de Periodistas, exigimos a las autoridades encargadas de la investigación del móvil del asesinato de Abel Manuel Bautista Raymundo, juicio y castigo para los responsables y la implementación de las reformas necesarias para el correcto funcionamiento de los mecanismos de protección de los periodistas y defensores de los derechos humanos.