1 de mayo – Día de lucha

Desde la Federación Internacional de Periodistas, saludamos a los trabajadores y trabajadoras de prensa y a los trabajadores y trabajadoras en general en este día de conmemoración, homenaje y lucha.

El 1 de mayo se instituyó como Día Internacional del Trabajador en homenaje a los hombres y mujeres que perdieron sus vidas en una de las primeras huelgas masivas de la historia. Esta huelga, producida en Chicago en el año 1886, reclamaba limitar la jornada laboral a 8 horas diarias y contó con el férreo rechazo y oposición de los empresarios y el apoyo del estado mediante el uso de las fuerzas de seguridad del sector empresarial.

Pese a las agresiones que se dieron en las manifestaciones de apoyo a la huelga los días posteriores al inicio de las reclamaciones, los trabajadores se mantuvieron en pie de lucha hasta que se dio una brutal represión que derivó en el procesamiento de ocho trabajadores. Como resultado del juicio, tres trabajadores fueron recluidos y cinco condenados a muerte, entre los cuales había cuatro periodistas.

A 129 años de los acontecimientos de Chicago, la clase trabajadora ha sido protagonista y responsable de numerosas victorias, pero grandes masas de trabajadores siguen siendo víctimas de la opresión en sus más diversas expresiones: jornadas de trabajo ilimitadas, relaciones de trabajo informal, persecuciones sindicales, salarios insuficientes, despidos sin causa, discriminaciones, etc.

En el rubro periodístico, parece ser especialmente grave en nuestra región de América Latina y el Caribe la informalidad del vínculo laboral que conlleva salarios de supervivencia, pocas garantías de seguridad, discriminaciones ideológicas y falta de garantías de seguridad en coberturas de riesgo, junto con la concentración de medios de comunicación que conlleva una concentración también de empleadores y pocas posibilidades laborales para el periodismo independiente.

En esta jornada, que debe caracterizarse por ser un día de lucha, nos alzamos en el reclamo a los gobiernos de nuestra región del aseguramiento de la protección de los derechos fundamentales de todos los trabajadores y al respeto de la profesión periodística como pilar fundamental de una sociedad libre y democrática.