México: asesinan al periodista Jacinto Romero Flores en Veracruz

El comunicador se encontraba circulando por el área de Potrerillo, en el municipio de Ixtaczoquitlán, cuando fue interceptado y baleado. Flores había denunciado amenazas por su labor periodística, tal como lo informa el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), quienes condenan el crimen y piden a la Fiscalía General que no abandonen el caso.

VICTORIA RAZO / AFP

El periodista de 61 años se desempeñaba como locutor en Radio Oriestereo y realizaba coberturas en el área serrana. En marzo de 2020 había denunciado ante las autoridades una serie de amenazas vinculadas a su trabajo periodístico, en las que lo instaban a dejar de escribir. Por este motivo, había solicitado a la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas y a las autoridades estatales aplicaran los mecanismos pertinentes de protección.

Si bien no se habían registrado nuevos incidentes desde ese momento, estas agresiones sumadas al hecho de que Flores fue asesinado dentro de un vehículo que portaba una identificación de prensa, constituyen una serie de hechos que deben ser investigados para determinar si el crimen está vinculado a su labor.

La muerte de Jacinto Romero Flores sucede a menos de un mes del último asesinato de un trabajador de prensa en México, lo que eleva la cifra de fallecidos a siete en lo que va del año. Estos números son los que convierten a México en uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo, pero esto no sólo está determinado por la cantidad de crímenes contra la vida, sino por la alta tasa de impunidad que se registra en estos casos: según organismos de derechos humanos, el 95% de los asesinatos no se resuelven.

 

En un comunicado difundido ayer por el SNRP, organización afiliada a la Federación Internacional de Periodistas, condena el asesinato y pide a la Fiscalía General del Estado que “no abandone la investigación de los hechos hasta dar con los autores intelectuales y materiales del asesinato”. Desde la FIP acompañamos ese reclamo y exigimos a las autoridades que no descarten ninguna línea de investigación y garanticen la aplicación de justicia. También es imprescindible que se avance en el esclarecimiento de todos los crímenes contra trabajadorxs de prensa que aún se encuentran impunes en México, ya que de lo contrario, por acción u omisión, se seguirá allanando el camino a aquellxs que buscan silenciar la labor periodística mediante la violencia.