Brasil: En las últimas semanas se registraron tres atentados contra periodistas

En el municipio de Magé, Estado de Río de janeiro, dos periodistas fueron amenazados mediante ataques a sus vehículos. Lo mismo sucedió con otro comunicador en Belo Horizonte, quien también había sido intimidado el mes anterior. Los sindicatos locales y la Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ) exigen rigor en las investigaciones para dar con lxs responsables de estos actos hostiles.

MAURO PIMENTEL / AFP

En la madrugada del 17 de agosto el periodista, fundador del portal Impacto News y ex secretario de Comunicación del municipio de Magé, Vinicius Lourenço fue tiroteado mientras circulaba en su vehículo. Gracias a que es propietario de un automóvil blindado, el comunicador salió ileso del ataque, el cual atribuye a su labor periodística.

Días antes, el periodista Eduardo César vio cómo su vehículo se incendiaba frente a la puerta de su casa. César, quien posee un blog informativo sobre política y actualidad local, afirma que el incendio fue provocado, ya que una de las puertas del automóvil fue forzada y el fuego se habría iniciado en los asientos traseros.

El día del ataque a Lourenço, horas antes de que sucediera, ambos periodistas habían realizado una transmisión en vivo por Facebook en la que conversaron acerca del incendio del vehículo de César.

El 7 de agosto, en la región metropolitana de Belo Horizonte, Estado de Minas Gerais, el comunicador James Barboza Graça fue intimidado mientras se encontraba trabajando. Graça había dejado estacionado su automóvil en la calle para dirigirse a realizar un reportaje sobre una investigación acerca de casos de prostitución infantil en el pueblo de Castanheira. Al regrersar, encontró que habían roto una de las ventanas del vehículo y adentro se había dejado una nota que decía “Si no dejas de informar, te vamos a quemar la lengua”.

Según el periodista, que se desempeña en un portal de noticias policiales de la ciudad, esta fue la segunda intimidación que recibió en menos de un mes en el mismo lugar, del cual se habría retirado tiempo atrás luego de recibir amenazas. Graça dice no saber quiénes lo amenazaron, pero está seguro de que estos hechos están vinculados a las investigaciones que realiza su portal. Todos los hechos han sido denunciados ante las autoridades.

Los sindicatos locales de periodistas de Río de Janeiro y Minas Gerais junto a FENAJ reclaman que se investiguen estos hechos, que lejos de ser aislados, se enmarcan en un contexto de creciente violencia contra comunicadorxs de todo el país. Según datos de FENAJ, durante el 2020 se registraron 428 casos de agresiones contra trabajadorxs de prensa, más de un ataque por día. “La escalada de violencia contra los profesionales de la prensa ha preocupado a las asociaciones profesionales de todo Brasil, ya que representa un ataque no solo a una categoría profesional, sino también un ataque a la libertad de expresión y al Estado de derecho democrático” afirma FENAJ en un comunicado. Desde la Federación Internacional de Periodistas repudiamos estas amenazas recibidas por los colegas y exigimos una pronta y efectiva investigación. También nos mantenemos en alerta por este clima de hostilidad permanente en la que lxs trabajadorxs de prensa brasileñxs están desarrollando sus tareas.