FEPALC, tras segundo asesinato de periodista en Colombia en 2015, advierte recrudecimiento de violencia

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) ha recibido con estupor la noticia del asesinato del periodista Edgar “Quintín” Quintero. El director del espacio de opinión Noticias y Algo Más, de radio Luna, en el municipio de Pradera, en el Valle del Cauca, al suroeste de Colombia, es el segundo periodista asesinado en lo que va del 2015. Dichos crímenes han revivido los temores de hace una década en la que Colombia era uno de los países con la más alta tasa de homicidios contra periodistas en el mundo.

El periodista Edgar Quintero era un fuerte crítico a las autoridades de la zona y hacía sesuda crítica a través de su programa radial a actuaciones corruptas. En el 2004, según documenta nuestra afiliada, la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER), recibió amenazas de muerte y denunció hostigamiento, junto a otros periodistas, a consecuencia de su labor informativa. 

La FEPALC llama a las autoridades colombianas a actuar con celeridad en este caso y les recuerda que la impunidad es el asidero de más crímenes. Por ello, los llama a cumplir con el compromiso de Estado de identificación de los asesinos y determinación del móvil del crimen. En este caso, como en todos los que se producen contra nuestras colegas en la región, exigimos con firmeza se explore con prioridad la pista profesional como causa del homicidio. 

El crimen contra Quintero se suma al del periodista Luis Peralta Cuéllar quien fue asesinado el último 14 de febrero en el andén de su casa, lugar donde operaba la emisora Linda Stereo, filial de Caracol, en el  municipio  de El Doncello, departamento de Caquetá. Peralta Cuéllar era conocido por hacer un periodismo de denuncia. A la fecha la policía colombiana ha informado sobre la captura del presunto autor material del homicidio hecho que reconocemos y estamos convencidos aporta a dar un claro mensaje a quienes pretenden silenciar a nuestras colegas. Sin embargo, reiteramos nuestra demanda a las autoridades para que se identifique, de ser el caso, el móvil del crimen y a los presuntos autores intelectuales. Esto último porque detrás de un sicario está siempre quién encarga el crimen.

Finalmente, la FEPALC hace un abierto llamado a la comunidad internacional para poner especial atención a Colombia y expresa su pleno respaldo a las acciones desarrolladas por FECOLPER, que ha advertido el alto riesgo que afrontan los periodistas que denuncian corrupción al interior de dicho país. 

3 de marzo del 2015 

Celso Schroder

Presidente FEPALC

Zuliana Lainez

Secretaria de Derechos Humanos FEPALC