Boletín: editorial

El 7 de octubre celebramos el décimo aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. En tanto que sindicalistas, defender el trabajo decente es lo menos que podemos ofrecer a nuestros miembros. También es lo que reclama la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, donde la FIP acude regularmente para defender los intereses de lxs periodistas y de lxs trabajadorxs de los medios de comunicación.

Un trabajo correcto y convenientemente remunerado, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias; libertad de los individuos de expresar sus reivindicaciones, de organizarse y de participar en las decisiones e igualdad de oportunidades y de trato para todos, hombres y mujeres... Todos estos derechos deben estar en el corazón de nuestras preocupaciones a lo largo de todo el año.

Movilicémonos ampliamente este 7 de octubre. Apelemos a nuestras redacciones y a nuestros gobiernos para que adscriban el trabajo decente en el centro mismo de sus políticas. La prensa libre depende de ello; la suerte de nuestrxs compañerxs en el mundo también.

Anthony Bellanger

Secretario general FIP