Una reportera y un cámara son agredidos en Perú

La reportera Natalie Barrera y el camarógrafo Ronald Monsefú Rojas, del equipo periodístico de ATV+, fueron agredidos con ferocidad por un grupo de sujetos que adujeron ser vigilantes del cementerio Presbítero Maestro en Perú. El ataque ocurrió cuando intentaban cubrir información sobre el entierro de un bebé que murió en una guardería.

Los supuestos vigilantes les impidieron realizar su trabajo periodístico con violentos golpes que les causaron heridas y hematomas en el rostro y el cuerpo. La reportera relató que el grupo de sujetos rodeó inicialmente al camarógrafo. La misma persona que golpeó a su compañero le propinó un violento golpe en la frente con un casco. También una señora, quien dijo ser la madre de uno de los agresores, le dio un puñetazo en el rostro. El camarógrafo, al intentar repeler el ataque, fue sometido con brutalidad. Los sujetos, además de golpearlo, le quitaron la cámara que portaba y la arrojaron al suelo varias veces hasta destruirla.

El gerente de la Beneficencia Pública de Lima, Juan Rodríguez, de quien depende la administración del Cementerio Presbítero Maestro, manifestó a un medio local que los agresores pertenecen a un grupo que cuida y da mantenimiento a las tumbas, jardines y pasajes del local, en virtud a un convenio que ya caducó, pero que mantienen posesión de ciertos sectores gracias a una orden judicial, por lo que no puede desalojarlos.

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP), en comunicación con ATV+, ha expresado su condena a esta agresión, ha cuestionado las declaraciones de la Beneficencia Pública que ha deslindado responsabilidad en una agresión que se produjo en un predio de su responsabilidad y ha demandado a las autoridades una plena identificación de los agresores -cuyos rostros han sido registrados por camarógrafos que se encontraban en el lugar- y sanción ejemplar a este ataque contra quienes sólo cumplen con su trabajo informativo.