Perú: ANP lleva registrados 72 ataques a la prensa desde el 7 de diciembre

En medio de la profunda crisis política y social que atraviesa el país, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) lleva identificados al menos 72 casos de vulneraciones al trabajo de la prensa y agresiones contra periodistas, entre las que se encuentra el ataque de la policía al fotoperiodista de la agencia EFE, Aldair Mejía, quien primero fue amenazado y luego recibió un disparo en una pierna. Además, desde que comenzaron las protestas sociales tras la destitución del ex presidente Pedro Castillo, 46 personas fueron asesinadas. La Federación Internacional de Periodistas repudia la violencia desatada desde el Estado contra la población y contra lxs trabajadorxs de los medios de comunicación, que realizan la indispensable labor de informar en estos tiempos en los que la democracia está en juego.

Aldair Mejía es atacado por las fuerzas de seguridad cuando intentaba registrar la detención de un manifestante. Crédito: Juan Mandamiento

Desde el comienzo de las protestas iniciadas el 7 de diciembre de 2022, la ANP ha monitoreado las condiciones de trabajo de lxs periodistas que realizan las coberturas en todo el país y hasta ahora ha registrado 72 ataques a la prensa y un recrudecimiento de la represión policial y militar contra trabajadorxs de prensa debidamente identificadxs. El caso más resonante es el de Aldair Mejía, fotoperiodista de la agencia EFE, quien fue atacado y amenazado por la policía por registrar la detención de un ciudadano, y luego recibió un disparo en una pierna por parte de las fuerzas de seguridad. Los agentes, en el momento en el que comenzaron a hostigar a Mejía por realizar su trabajo, le dijeron "si vuelves a hacer eso te vuelo la cabeza y sales muerto de aquí".

Minutos antes de llevar adelante una conferencia de prensa junto a otras organizaciones defensoras de la libertad de expresión y los derechos humanos, Zuliana Lainez, presidenta de ANP y vicepresidenta de la Federación Internacional de Periodistas, se refirió a lo sucedido en el último mes en Perú: “Estamos viviendo una barbarie en el país. Estamos profundamente preocupados por la represión policial, especialmente contra quienes tiene la labor de informar. Estos no son ataques de los manifestantes, no son ataques de quienes se infiltran en las movilizaciones para llevar a cabo asaltos violentos, desde el 4 de enero, que se reanudaron las manifestaciones, hasta hoy los mayores agresores a periodistas han sido efectivos policiales y militares”

Sobre la forma en la que son atacadxs lxs trabajadorxs de prensa, la presidenta de ANP afirmó: “a pesar de que nuestros colegas está plenamente identificados, les han dicho de forma textual que ‘les llega altamente’ (es decir, que no les importa) que sean prensa. Les han querido romper credenciales y les han disparado de manera directa como es el caso del fotoperiodista de EFE Aldair Mejía que recibió un proyectil en la pierna”. Y sobre este caso en particular, amplió: “ahora la policía quiere instalar una nueva narrativa diciendo que no ha sido un proyectil sino una piedra, pero felizmente tenemos la evidencia del primer informe de rayos X”

“El Estado no dice nada, no ha hecho nada contra estos ataques contra periodistas. No nos extraña porque ha sido indolente con los 17 peruanos asesinados en Juliaca, en el sur del país, y si no dice nada de esas muertes, menos va a decir algo del ataque a periodistas”, continuó la vicepresidenta de la FIP. “Más allá de los ataques, lo que más preocupa es que en esas zonas se van convirtiendo en zonas de una opacidad tremenda, porque al no haber periodistas de prensa extranjera, ¿quién va a registrar todo el tema de la represión policial? No va a haber quien haga la fotografía o la filmación incómoda. Eso preocupa, los colegas han tenido que salir de Juliaca y la prensa local se mueve con enormes dificultades porque la policía incluso quiere indicar en qué sitio deben hacer su trabajo y dicen que deben hacer cobertura solo del lado de los manifestantes que son quienes cometen los actos vandálicos. La policía ahora quiere decirnos cómo hacer nuestro trabajo”, concluyó Zuliana Lainez sobre los sucesos registrados ayer en el país. 

“Desde la ANP queremos expresar nuestra profunda indignación por lo que está pasando: primero por los muertos, que es lo más grave, pero después por las enormes trabas que está viviendo nuestros colegas para cumplir con su actividad informativa. Exigimos de manera inmediata que se individualicen responsabilidades, que se identifique a aquellos agentes policiales que han amenazado de muerte a nuestros colegas como ha sido el caso de Aldair, a quienes han disparado el proyectil, y que inspectoría de la policía realice procesos disciplinarios inmediatos y también se asuman responsabilidades políticas, porque el titular de la cartera del Interior, de Defensa, el presidente del Consejo de Ministros y la propia señora Dina Boularte tienen responsabilidad política sobre lo que está sucediendo en el país”, demanda la titular de la ANP, quien junto a lxs dirigentes provinciales de la organización ha firmado un manifiesto ante el actual contexto. 

La Federación Internacional de Periodistas acompaña a la ANP en sus demandas y repudia los ataques sufridos por lxs trabajadorxs de los medios de comunicación del Perú, que son agredidxs por las fuerzas de seguridad en pleno cumplimiento de sus labores informativas, acto que constituye una violación a la libertad de expresión y al derecho de la población a recibir información. El rol que cumplen lxs periodistas que reportan en momentos de crisis es indispensable para la toma de decisiones en las sociedades democráticas y por tanto su trabajo debe ser protegido y sus vidas deben ser resguardadas. Si esto no sucede, las consecuencias para la democracia pueden ser permanentes.

Para más información, contactar con la FIP en el tlf. + 32 2 235 22 16

La FIP representa a más de 600.000 periodistas en 146 países

Sigue a la FIP en Twitter y Facebook

Suscríbete a las noticias de la FIP