Luchar contra la pandemia y salvar el periodismo: el momento es ahora

2020 y la pandemia de la Covid-19 han tenido un fuerte impacto en el periodismo: cierres de medios de comunicación, despidos, pérdida de ingresos e inseguridad laboral han sido recurrentes en los titulares de nuestros comunicados. Sin embargo, también hemos registrado tendencias e iniciativas positivas, ‘brotes verdes’ que podrían convertirse en soluciones efectivas para la crisis que se ha desatado en los medios. La FIP y sus afiliados/as alrededor del mundo están determinados/as a luchar por el futuro de nuestra profesión.

Credits:IFJ

Solidaridad entre trabajadores/as de los medios de comunicación en tiempos de crisis

La pandemia ha generado una ola de solidaridad entre sindicatos, trabajadores/as de los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil sin precedentes en la historia reciente. Si la unidad y solidaridad son esenciales a la hora de ganar y asegurar nuestros derechos laborales, la pandemia habrá probado que también funcionan como refugio en tiempos de crisis.

La lista de iniciativas solidarias es infinita, y proviene tanto de sindicatos de periodistas como de organizaciones civiles regionales y locales, incluyendo además iniciativas de sindicatos con recursos limitados. En Kenia, por ejemplo, el Sindicato de Periodistas de Kenia (KEJ) lanzó una inspiradora campaña al crear un fondo para la compra de comida y productos de primera necesidad para periodistas afectados/as por la pandemia. Un esfuerzo similar tuvo lugar en El Salvador, donde APES logró conseguir donaciones de comida, productos de primera necesidad y equipo de protección por aquellos/as colegas en situación de vulnerabilidad.

"Para mí, el ejemplo de Kenya fue una de las acciones más positivas del continente porque fue una gran demostración de solidaridad en tiempos de crisis. Debemos seguir informando sin miedo y luchar constantemente contra la desinformación", dijo Louis Thomasi, Director Regional de la FIP en África.

Este año reveló que el trabajo y el rol de los sindicatos es esencial en contextos como el que estamos viviendo ahora, pero también dejó claro que estas organizaciones tendrán que asumir sus propios cambios para responder a las necesidades y demandas que surgirán a partir de lo sucedido este año”, comentó la directora del IFJ para América Latina, Paula Cejas.

Los sindicatos han sido especialmente activos en países donde el Estado ha fallado a la hora de brindar respuestas rápidas y eficientes a la pandemia. En algunos casos, como el de la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) en Perú, su actividad logró un alto perfil gracias a su amplia difusión, lo cual se tradujo en un aumento en sus membresías. En las Islas Maldivas, también fuimos testigos de la resurrección de la Asociación de Periodistas de las Maldivas, mientras que los/as periodistas de Namibia vrearon el Sindicato de Profesionales de los Medios de Namibia (NAMPU). 

La actividad de los sindicatos incluyó acciones clave, como ofrecer entrenamiento gratuito en línea y en terreno para cubrir la pandemia, proveer material de seguridad gratuito u ofrecer consejos para periodistas freelance. Al mismo tiempo, mientras los regímenes autoritarios usaron la pandemia para restringir la libertad de los medios, nuestros/as afiliados/as lucharon para garantizar que los/as trabajadores/as de los medios de comunicación llevaran consigo una tarjeta de prensa de la FIP que les otorgó libertad de movimiento durante el confinamiento, como ha sucedido en los Países Bajos y el Reino Unido. En 2021, más países deberían sumarse a esta lista.

Ver a los sindicatos siendo anfitriones de webinars y reuniones online fue muy inspirador. Eso no solo significó reducción de costos, que es importante, sino que también señaló una mayor apertura de posibilidades para una mejor representación democrática”, dijo la directora de la FIP para Asia-Pacífico, Jane Worthington, quien celebró la rápida digitalización de las actividades de los afiliados regionales de la FIP en la región durante la pandemia.

Por último, pero no menos importante, 2020 también atestiguó una presencia más fuerte de los sindicatos en los medios digitales. Así, la pandemia no detuvo la ola de sindicalización que se está viviendo en los medios digitales, especialmente en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia. 2021 debería ser el año en el que dicha tendencia se consolide y se expanda alrededor del mundo. Los/as directores/as de los medios digitales nos dijeron que el trabajo precario en los mismos es inevitable, pero no lo es.

Paquetes de estímulos públicos para los medios

Los sindicatos estuvieron al frente de la puja para lograr que los gobiernos apoyaran los empleos y protegieran a los medios de comunicación en medio del impacto de la pandemia. La FIP dió la bienvenida a los estímulos públicos y paquetes de soporte económico para los medios de comunicación y periodistas freelance que algunos gobiernos anunciaron durante el año. A su vez, se reiteró la necesidad de medidas adicionales hasta que la pandemia termine.

Muchas de estas medidas de apoyo se concentraron en Europa, mientras que los/as trabajadores/as de los medios de otras partes del mundo han permanecido desprotegidos/as frecuentemente, lo que los ha llevado a situaciones de vulnerabilidad económica o les ha forzado a abandonar la profesión, sobre todo en medios locales. Si no reaccionamos, aparecerán desiertos de información inevitablemente, poniendo en riesgo la libertad de prensa y el derecho a ser informados/as.

Al respecto, los/as afiliados/as de la FIP, desde Estados Unidos hasta Indonesia, han hecho un llamado a las autoridades para solicitar la provisión de fondos públicos que permitan el sostenimiento de la operación de los medios. Estos esfuerzos fueron fructíferos en muchos países. Por ejemplo, el trabajo y el lobby de la SNPM y el Consejo Nacional de Prensa de Marruecos ayudaron a introducir un paquete de finanzas públicas para apoyar a las organizaciones mediáticas, salvando puestos de trabajo y asegurando los ingresos de los/as periodistas.

Es importante que los gobiernos consideren a los/as trabajadores/as de los medios de comunicación como trabajadores esenciales durante la pandemia y tomen acciones valientes para salvar puestos de trabajo en la industria de los medios. De no hacerlo, los sistemas democráticos estarán en juego.

La lucha contra las noticias falsas

Este año también ha dejado muy en claro la importancia de acceder a información confiable e imparcial en tiempos de crisis. Los/as periodistas han trabajado duro durante la pandemia para desmentir noticias falsas que ponían en riesgo la salud de las personas, como cuando Donald Trump sugirió que el virus podía ser tratado inyectando desinfectante en el cuerpo.

Pero la difusión de noticias falsas ha ido más allá del presidente saliente de los Estados Unidos, y los/as afiliados/as de la FIP han tenido que combatirlas por todo el mundo. El Sindicato de Periodistas Palestinos (PJS) lanzó su plataforma de verificación de datos en medio del cubrimiento noticioso sobre la pandemia, una de las numerosas iniciativas de los sindicatos. Esto fue clave para mejorar la confianza en los medios y ayudó a socavar sanciones oficiales contra los medios por publicar información inexacta, demostrando que los medios de comunicación, en el marco adecuado, pueden corregir sus propios errores sin recurrir a sanciones legales.

“En 2021, tenemos que seguir construyendo la confianza en los medios al apoyar un periodismo libre e independiente y promover estructuras autorreguladoras para fortalecer la responsabilidad de los medios”, dijo el director de política y programas de la FIP en Oriente Medio, Monir Zaarour.

Los desafíos que tenemos por delante

Gravar a las compañías tecnológicas y hacer que Facebook y Google paguen por el uso de contenido informativo será vital para asegurar el futuro del periodismo en 2021. Pero eso no es todo. Transformar el rol de los sindicatos y consolidar la ola de sindicalización en los medios digitales, impulsar los paquetes de apoyo a los medios de comunicación, adaptar el impacto del teletrabajo en el periodismo y asegurar la seguridad de los trabajadores/as de los medios de comunicación también son campos en los que, a pesar de las noticias positivas en los últimos años, aún queda un largo camino por recorrer.

El año entrante, los sindicatos también tendrán que seguir combatiendo contra la desigualdad de género, que según una encuesta de la FIP, ha crecido durante la pandemia. Los/as encuestados/as instaron a los/as empleadores/as y gobiernos a regular y organizar mejor el teletrabajo como una forma de limitar el estrés y hacer frente a las desigualdades existentes.

Los desafíos que tenemos por delante son enormes y sólo hay una forma de enfrentarlos: con unidad y solidaridad. Los sindicatos deben trabajar juntos para encontrar soluciones justas que garanticen que el coste de esta crisis no recaiga sobre las espaldas de los/as trabajadores/as, como ocurrió en la anterior crisis económica. El momento es ahora.

For more information, please contact IFJ on +32 2 235 22 16

The IFJ represents more than 600,000 journalists in 146 countries

Follow the IFJ on TwitterFacebook and Instagram

Subscribe to IFJ News