La FIP y la FEP están preocupadas por la desaparición de tres periodistas españoles en Siria

Junto a sus organizaciones filiales de España, la Federación de Asociacions de Periodistas de España (FAPE) la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) y Periodistas de CCOO (FSC-CCOO) la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y su sección europea, la Federación Europea de Periodistas (FEP), expresan su preocupación por la desaparición de tres periodistas independientes españoles  en la ciudad norteña de Alepo, en Siria.  

La presidenta de FAPE Elsa González manifestó a la prensa que José Manuel López, Antonio Pampliega y Ángel Sastre entraron a Siria desde Turquía el pasado 10 de julio, y se tenían noticias de ellos desde el 12 de julio. Los tres periodistas informaban desde la región noroeste de Alepo, una ciudad dividida entre las tropas rebeldes y las fuerzas sirias.  

El fotoperiodista José Manuel López, de 44 años, trabajó para el diario español Expreso y para el periódico francés Le Monde y ha recibido numerosas distinciones. Antonio Pampliega, de 33 años, llevó a cabo la cobertura para AFP de la guerra civil en Siria, así como para el diario El País. Ángel Sastre, de 35 años, ha colaborado para varios medios de comunicación incluyendo las cadenas Cuatro, Onda Cero y el periódico español La Razón.  

El presidente de la FEP Mogens Blicher Bjerregård dijo que "mostramos nuestra solidaridad con Antonio, José y Ángel que son valientes periodistas que arriesgan sus vidas para informarnos sobre lo que está pasando en Siria. Esperamos pronto por su regreso".

Siria está enfrentada desde hace cuatro años en una  guerra civil que ha ocasionado 230.000 muertos y millones de refugiados. La situación en Siria sigue siendo extremadamente delicada para los periodistas. En junio de este año, la FIP expresó su gran preocupación por la seguridad de los trabajadores de los  medios en ese país tras el asesinato del camarógrafo de Al Jazeera Mohammed al-Asfer por las fuerzas gubernamentales en el sur de Siria.

 Varios periodistas han sido secuestrados desde el comienzo del conflicto en 2011 incluyendo los periodistas españoles Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova que fueron liberados en 2014.  

"Estamos preocupados por la seguridad de nuestros colegas españoles", dijo el Secretario General Adjunto de la FIP, Anthony Bellanger. "Hacemos un llamamiento a todas las facciones involucradas en el conflicto –insistió Bellanger -  para respetar la libertad de prensa y permitir que los trabajadores de los medios de comunicación puedan llevar a cabo sus funciones sin temor a que sean objeto de violencia."