"Estamos en un momento definitivo para quienes estamos siguiendo de cerca esta cobertura de la vacunación y la pandemia"

El inicio de las campañas de vacunación alrededor del mundo ha traído una luz de esperanza para terminar con la pandemia de COVID-19, pero al mismo tiempo, se ha convertido en un desafío importante para los medios de comunicación. Luchar contra la desinformación sobre las vacunas y elegir las fuentes y expertos apropiados son los retos principales de los periodistas a la hora de cubrir las campañas de vacunación.

Ronny Suárez

La FIP entrevistó a Ronny Suárez, subeditor de Salud de 'El Tiempo', uno de los periódicos más importantes de Colombia y que tiene más de 10 años de experiencia en periodismo de salud, para explicar los conceptos clave a la hora de hacer reportería sobre las vacunas de COVID-19.

1. ¿Cómo describiría la cobertura mediática actual de los programas de vacunación?

Creo que los periodistas estamos en un constante aprendizaje. Estamos ante una situación y una coyuntura inédita, y claramente ante desarrollos científicos sin precedentes, así que estamos aprendiendo cómo funciona desde el plano técnico, cuáles son sus implicaciones desde el plano social, cuáles son las mejores formas desde el plano comunicativo para transmitir esta información avasallante que surge todos los días. Esa sería la primera palabra para describir lo que estamos viviendo, pero, asimismo, también puedo decir que es un reto hacerlo de la mejor manera.

Sabemos que hay muchas cosas en juego, no solo para nuestra profesión, sino también para la sociedad y para vidas de seres humanos, así que estamos en un momento muy definitivo para quienes estamos siguiendo de cerca esta cobertura de la vacunación y de la pandemia.

2. La pandemia ha obligado a los periodistas no especializados a cubrir información sobre las vacunas ¿Cuáles serían sus principales recomendaciones al cubrir este tema?

Lo primero es asesorarse con expertos, tener o asegurarse un asesor de cabecera a quien se le puedan hacer todas las preguntas necesarias y que pueda estar, casi de tiempo completo, acompañando el proceso. Digamos, los periodistas que están llegando a este cubrimiento también tienen que analizar muy bien las implicaciones de lo que se dice, es decir, entender el potencial que tienen sus informaciones y como pueden impactar a la gente.

Asimismo, otra recomendación es leer, leer y leer todo lo que se pueda para tener un contexto mayor de la situación. Como todos sabemos, el periodismo con contexto es mucho más útil, más valorado y agradecido por parte de las audiencias.

3. Estamos siendo testigos de una enorme campaña de desinformación sobre la vacuna ¿Cómo pueden los periodistas filtrar mejor las noticias falsas mientras escrutan a las compañías farmacéuticas?

Lo ideal es acudir a buenas fuentes de información. En medio de ese ejercicio riguroso y acompañado de expertos, es vital elegir muy bien las fuentes de información que se tienen y obviamente siempre verificar lo que aparece ahí y dudar de lo que se lee. Yo creo que una buena recomendación también puede ser trabajar en equipo, y lo digo no con personas del propio medio, sino con periodistas de otros medios, para hacer una red de colaboración con gente que cubra la misma fuente. Esto ayuda un montón a la hora de tener cuidado con lo que se dice y con esas informaciones que son cada vez más difíciles de manejar.

4.¿Qué consejos puede dar a los periodistas para evitar el amarillismo y el sensacionalismo en la cobertura de las vacunas? En su opinión, ¿cuáles son las fuentes más precisas y fiables?

Primero, hay que resaltar hasta el cansancio la importancia del periodismo en la sociedad. En el momento en que los periodistas entiendan lo clave que es nuestra función en la sociedad, habrá una mayor responsabilidad con lo que publicamos, pues no es solo darle clic a una información sino entender qué es lo que pasa cuando alguien lee esa información que estamos difundiendo.

Hay claro ejemplos de lo que puede pasar con el manejo equivocado de la información. En Colombia, por ejemplo, tuvimos un caso en el cubrimiento que se hizo durante toda la vacunación contra el virus del papiloma humano en Carmen de Bolívar, un municipio ubicado al norte de Colombia, donde unos episodios de supuestas reacciones contra la vacuna derrumbaron las tasas de vacunación, que cayeron entre 85% y 90% a nivel nacional, por el miedo que se creó alrededor de un evento que, según se comprobó después, se trataba de reacciones ajenas a las propiedades de la vacuna, así que todo lo que nosotros digamos va a tener una responsabilidad.

Por ello, el amarillismo nunca va a ser un buen consejero. Por un clic mal ganado vamos a perder credibilidad, y no hay nada más importante que eso para un buen medio. Finalmente, los buenos productos de información pueden ser las grandes revistas científicas, y estar muy enterado en redes sociales de lo que ellos están publicando. Asimismo, tener a la mano las asociaciones científicas, pues las más importantes están emitiendo comunicados sobre los avances científicos, así que esa es una buena fuente de información, y por supuesto estar rodeado de expertos, así como mirar esos medios que hacen un buen ejercicio de comunicación y seguirlos.

Por su trabajo durante la pandemia, Suárez ganó la Beca Rosalynn Carter de Periodismo sobre Salud Mental, otorgada por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, por su propuesta de hacer visible el estado de la salud mental de los trabajadores de la salud colombianos, que están en la primera y segunda línea de respuesta frente al COVID-19 durante la actual crisis sanitaria. 

Directrices para informar sobre las vacunas de la Covid-19

For more information, please contact IFJ on +32 2 235 22 16

The IFJ represents more than 600,000 journalists in 146 countries

Follow the IFJ on TwitterFacebook and Instagram

Subscribe to IFJ News