Afganistán: “Hay una sensación de enojo por el abandono de tantos periodistas”

Mientras las tropas de Estados Unidos se preparan para dejar Afganistán el 31 de agosto, la FIP y sus organizaciones afiliadas continúan ayudando a periodistas y sus familias a salir del país y también proveen ayuda en el territorio. El Secretario General Adjunto Jeremy Dear, quien ha estado coordinando la respuesta de emergencia de la FIP ante la situación en Afganistán, nos comenta acerca de los últimos intentos para evacuar colegas, de la fantástica solidaridad entre periodistas del mundo y de la sensación de impotencia que se vive en algunas ocasiones.

Demonstrators during a protest organised by the Afghan Solidarity Committee in Karachi on August 24, 2021. Credits: RIZWAN TABASSUM / AFP

Junto a la FIP y las organizaciones afiliadas en el terreno, has estado ayudando a nuestrxs colegas en Afganistán a movilizarse a casas de seguridad o a dejar el país. ¿Cuál es la sensación general en la FIP en este momento?

J.D: Hay una sensación de enojo porque tantos periodistas y defensorxs de los derechos humanos están siendo abandonados en el proceso de evacuación, una sensación de determinación para trabajar lo más duro posible para garantizar más visas y lograr que más gente en peligro pueda subirse a los vuelos, una sensación de impotencia por momentos al ver y escuchar la desesperación de nuestrxs colegas, una sensación de increíble orgullo por la forma en la que los sindicatos de periodistas se han unido para ayudar a nuestrxs colegas. Es una mezcla de todas esas emociones.

Más de 100 mil personas han sido evacuadas de Afganistán desde el 14 de agosto. ¿A cuántxs periodistas ha podido ayudar la FIP hasta ahora?

J.D: Es simplemente imposible en este caos hacer un conteo final de aquellas personas a las que ayudamos, pero la realidad es que sin los esfuerzos de la FIP y sus organizaciones afiliadas en varios países, muchxs más periodistas estarían atrapadxs en Afganistán. No son sólo aquellxs a quienes hemos ayudado a salir del país sino también la asistencia que han dado nuestros sindicatos en el territorio en Afganistán porque la mayoría de lxs periodistas no van a tener la oportunidad de irse o no quieren hacerlo. No debemos olvidarnos de ellxs y debemos ayudarlxs a desarrollar maneras de apoyar su lucha por la libertad de los medios y derechos bajo el control Talibán.

Una vez que lxs periodistas son evacuadxs a un país extranjero, ¿qué sucede con ellxs?

J.D: Depende. Algunxs tienen visas y fueron evacuadxs bajo un esquema de reasentamiento y pueden comenzar el proceso de emepezar una nueva vida. Muchxs otrxs necesitaban solamente salir y están comenzando ahora el proceso para aplicar a visas o el derecho de permanencia en otros países. La evacuación no es el final del asunto pero es el inicio de un nuevo proceso.  Por eso es que aún es importante que nuestras organizaciones afiliadas le exijan a sus gobiernos que garanticen más visas para que podamos ayudar a aquellxs que tienen refugio temporario a relocalizarse. Es allí cuando necesitamos resolver cómo les proveemos comida, refugio y gastos de manutención.

Con los terribles ataques terroristas que sucedieron el jueves, ¿cuál es nuestro mensaje a lxs colegas que están intentando escapar del país?

J.D: Que escuchen los consejos que se les da en el terreno y que se mantengan a salvo. Pero eso es algo fácil de decir desde la comodidad de la Europa occidental. Los mensajes que recibo día y noche por correo electrónico y whatsapp hablan de la desesperación y miedo que muchxs sienten. Están dispuestxs a arriesgar todo para escapar. A pesar de los ataques hay todavía algunos vuelos de evacuación y nuestra prioridad es meter en esos vuelos a la mayor cantidad posible de colegas.

El 31 de agosto las tropas de Estados Unidos dejarán de garantizar la seguridad del aeropuerto. Los Talibán aseguran que aquellxs que quieran irse todavía podrán hacerlo. ¿Tomarán ese riesgo lxs periodistas?

J.D: Luego del 31 de agosto, entraremos en una nueva fase. Algunas fronteras terrestres se abrirán, algunos vuelos comerciales se retomarán y todavía habrá periodistas que querrán salir. Tenemos que estar preparadxs para ayudar a quienes podamos.

La FIP ha recaudado más de 33 mil euros hasta ahora a través de su Fondo de Seguridad. ¿Cómo se ha utilizado?

J.D: Ha sido una respuesta increíble compuesta por cientos de donaciones de periodistas y sindicatos. Las donaciones siguen llegando todo el tiempo. Los fondos están destinados a apoyar a nuestras organizaciones afiliadas en Afganistán y Pakistán para que puedan proveer seguridad y apoyo a aquellxs que fueron desplazados internamente, se encuentran desempleadxs o necesitan ayuda de emergencia. Estamos negociando con algunos gobiernos para asegurar más fondos para llevar adelante casas de seguridad. Algunas de las personas que han huído, han podido llegar a algún país pero luego necesitan ayuda para llegar a un país donde tengan visa, y esos casos también están siendo considerados. Por ahora, es una emergencia de asistencia humanitaria pero habrán nuevas necesidades por muchos meses y años, por lo que estamos desarrollando una estrategia de largo plazo para ayudar.

La FIP ha establecido un fondo especial de solidaridad con Afganistán dentro del Fondo de Seguridad para canalizar más apoyo y urge a aquellxs que puedan donar a que lo hagan. Todos los fondos recaudados irán directamente a proveer apoyo a nuestrxs colegas afganxs.

For more information, please contact IFJ on +32 2 235 22 16

The IFJ represents more than 600,000 journalists in 146 countries

Follow the IFJ on TwitterFacebook and Instagram

Subscribe to IFJ News