Jornada Mundial de la libertad de Prensa- Anthony Bellanger

El 3 de mayo, ¡movilicémonos por la libertad de prensa! 

Es a la vez imprescindible y frágil. Desafortunadamente, la masacre de la redacción de Charlie Hebdo en Francia lo puso claramente de manifiesto el miércoles 7 de enero de 2015. La libertad de expresión es uno de los pilares de las democracias modernas pero esta libertad molesta tanto como los que la nutren día tras día, es decir los periodistas.  

Actualmente, no existe un solo rincón del globo donde la libertad de expresión no esté en peligro: Luxemburgo acalló a la información de calidad en Europa cuando un colega reveló todo un montaje de fraude global llamado LuxLeaks. China, Irán, Eritrea, Méjico o Cuba constan entre las cárceles más importantes del mundo. En 2015, son más de 200 colegas – hombres y mujeres – que languidecen en prisión. Se sigue disparando a los periodistas que cumplen su oficio de reporteros en Yemen, Siria o Ucrania.  

A finales de este mes de abril, en lo que va del año, 45 periodistas ya han muerto en el terreno por ser periodistas.

¡Alto a la masacre!   No se logrará matar la libertad de expresión. Está arraigada en cada uno de nosotros, periodistas, sindicalistas y en la Federación Internacional de Periodistas (FIP), la primera organización mundial de nuestra profesión.  

El 3 de mayo, en todas partes del mundo, la FIP estará en primera línea para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa.  La libertad de expresión ofrece al ciudadano la seguridad para de tener informaciones de calidad, completas, libres e independientes. Es nuestra responsabilidad.                                                                

Anthony BELLANGER

Secretario General Adjunto

Federación Internacional de Periodistas