Venezuela: FIP condena nuevas agresiones a periodistas y uso abusivo de "cadenas" gubernamentales

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), a través de su Oficina Regional para América Latina, condena las nuevas agresiones contra periodistas venezolanos y el uso exagerado de "cadenas" obligatorias de tranmisión audiovisual de mensajes gubernamentales en el marco de la creciente de tensión social que tiene lugar en Venezuela, tras dos días de un paro nacional de labores que ha sido extendido a huelga general indefinida a partir de este jueves.


El paro nacional se inició este martes convocado por la Confederación General de Trabajadores (CTV) por reclamos laborales, pero principalmente en solidaridad con los trabajadores de la empresa petrolera estatal Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA), que solicitaron la renuncia de su junta directiva por considerar que representan un intento de excesiva politización de esa compañía por parte del gobierno del presidente Hugo Chávez, lo cual califican como inconveniente para el futuro de ese holding petrolero. Petróleos de Venezuela está semiparalizada y con dificultades para cumplir sus compromisos internacionales, mientras varios funcionarios de la nómina mayor de la empresa fueron despedidos. Miles de personas han permanecido a las puertas de una de las sede principal de la empresa en solidaridad con el personal de la empresa petrolera, mientras a las puertas de algunas refinerias ha habido brotes de violencia..


Durante el primer día del paro, al cual se unió también el sector empresarial y varias organizaciones de la sociedad civil, varias reporteros y reporteras de televisión fueron vejados de palabra y agredidos físicamente por parciales del gobierno, mientras el sector oficial iniciaba la ocupación del espacio de transmisión de las televisoras privadas mediante 17 "cadenas", a distintas horas del día y de la noche, que en total significaron más de cuatro horas de transmisión de mensajes oficiales.


Los sectores convocantes señalan que la huelga general no cesará hasta que el gobierno remueva la junta directiva de Petróleos de Venezuela y reincorpore a sus labores al personal despedido. dese el pasado 10 de diciembre, cuando tuvo lugar otro paro nacional convocado por los empresarios, vastos sectores nacionales han venido exigiendo la renuncia del Presidente Chávez, al que acusan de haberse cerrado al diálogo y a estimular la violenicia a través de los llamados Círculos Bolivarianos.


Desde la Oficina Regional de la FIP hacemos un llamado a todos los sindicatos fraternos de la región a matenerse atentos a la evolución de los acontecimientos.