Tras la muerte de cuatro colegas en Irak, tragedia y solidaridad marcan el 8 de abril, aniversario de la injusticia

• En lo corrido de este año se han registrado 23 trabajadores de medios muertos

• El Primer Ministro de Irak se une a las donaciones de la FIP

• La campaña del 8 de abril exige respuestas al ejército de los EEUU

• FIP asistirá al nuevo encuentro de seguridad en Irbil


El cuarto aniversario de la muerte inexplicable de tres periodistas a manos de tropas estadounidenses en Bagdad, estará marcado este fin de semana por desconcertantes ataques contra colegas y manifestaciones masivas de solidaridad hacia los trabajadores de medios que han sido victimas de la violencia en Irak.


Ayer se registró el asesinato brutal de Khamaail Mohsin, madre de tres y periodista de Radio Free Iraq (Radio Libre Irak) - estación en árabe fundada por EEUU -, y el bombardeo al canal satelital iraquí, Bagdad TV que cobró la vida de Thaer Ahmad Jaber, padre de siete y director encargado de la estación y el pasante Husain Nizaer. La explosión en Bagdad TV fue el resultado de un ataque suicida en el que se utilizó un camión de basura cargado con explosivos. Hubo 11 heridos, tres permanecen en estado crítico.


Hoy fue hallado el cuerpo sin vida de Othman al-Mashhadani, reportero del periódico saudita, Al Watan. El colega fue secuestrado el pasado miércoles. Su cadáver fue descubierto en Bagdad.


Estas tragedias elevan a 23 la cifra de trabajadores de medios muertos en Irak en el 2007. Ciento noventa y seis (196) periodistas y trabajadores de medios han muerto en el país desde el inicio de la invasión estadounidense en el 2003.


Las muertes opacan los eventos organizados el día de ayer por el Sindicato de Periodistas Iraquíes, en solidaridad con las víctimas de la violencia. El Sindicato entregó 80.000 USD a las familias de las víctimas. El gobierno donó 40.000 USD sumándose a los 33.000 USD recaudados por los afiliados de la Federación Internacional de Periodistas, a través del Fondo Humanitario para Irak, creado en el 2006. Una contribución adicional de 8.000 USD provino del Ministerio del Petróleo.


El Primer Ministro Maliki realizó un homenaje a los sacrificios hechos por los colegas iraquíes. “Los medios de comunicación nacionales comprometidos con la verdad, se han convertido en una cruzada contra los terroristas”, afirmó.


Entre tanto, la FIP y las uniones de periodistas en el mundo, renovaron su llamado a los Estados Unidos para que entregue investigaciones creíbles de los casos que involucran a soldados estadounidenses en Irak, en especial en la muerte de tres periodistas, ocurrida el 8 de abril del 2003.


Este domingo marca el cuatro aniversario del ataque ejecutado por tropas de EEUU contra el Hotel Palestina, donde se hospedaba la prensa extranjera. El ataque causó la muerte de Taras Protsyuk de Reuters y José Cuoso de la cadena española Telecinco. Ese mismo día, el periodista Tareq Ayyoub murió en la ofensiva contra las oficinas del canal satelital Al Jazeera, perpetrada por aeronaves estadounidenses.


“Han trascurrido cuatro años desde el fatídico episodio y todavía no han sido elaboradas investigaciones creíbles para explicar estos hechos. Tampoco se han entregado los nombres de los responsables”, señaló el Secretario General de la FIP, Aidan White. “Los Estados Unidos tiene el deber de responder a las preguntas que rodean estos asesinatos, al igual que en los demás casos en los que figuran acciones de sus tropas en Irak. Con el creciente número de víctimas de los medios de comunicación, la impunidad no se puede tolerar, especialmente cuando se necesita respuestas de los que habitualmente hablan en nombre de la democracia y de los derechos humanos”.


En diciembre del 2006, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la Resolución 1738, una medida liderada por la FIP y sus miembros que protege a los periodistas en zonas de conflicto y afirma que las muertes de colegas se podrán considerar crímenes de guerra.


La Federación también solicitó acciones concretas en las muertes de Terry Lloyd, reportero británico de ITN y sus colegas Fred Nérac y Hussein Osman. Los tres comunicadores siguen desaparecidos tras cubrir un combate entre tropas iraquíes y estadounidenses cerca a Basora en marzo de 2003, mientras la invasión en Irak se intensificaba y surgieron interrogantes sobre la participación de soldados de EEUU en la muerte del camarógrafo de Reuters, Mazen Dana.


El pasado mes de octubre, la FIP solicitó a los EEUU “contar toda la verdad” sobre las muertes de colegas en Irak, después de que un juez británico dictaminó que la muerte de Terry Lloyd fue un “asesinato ilegal”.


“Los militares de EEUU nunca han afrontado su responsabilidad en lo sucedido en Irak,” dijo White. “Esperamos que la resolución de la ONU ayude a acabar con esta ola de violencia contra los periodistas, pero debemos continuar luchando para garantizar que todos los casos sean investigados y que los asesinos sean traídos ante la justicia. De no ser así, corremos el riesgo de que mueran más periodistas y que muera el periodismo también”.


La Federación apoya a sus dos afiliados en Irak – el Sindicato de Periodistas de Kurdistán en Irbil y el Sindicato de Periodistas Iraquíes con sede en la ciudad de Bagdad - , y el próximo mes, el Secretario General asistirá al encuentro de seguridad para discutir con funcionarios del gobierno la crisis mediática que se vive en el país.


Para mayor información, contacte a la FIP al: 32 2 235 2207


La FIP representa a más de 500.000 periodistas en 116 países