La FIP hace un llamado para tomar acciones después de un nuevo asesinato que acrecienta la crisis de los periodistas en Latinoamérica

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) realizó hoy un llamado al gobierno mexicano para que intensifique sus accione para proteger a los periodistas, después de los reportes de que el periodista Adolfo Sánchez Guzmán, desaparecido días antes, fue encontrado muerto en Veracruz, pocos días después de que otro periodista fuera asesinado en Colombia, otra región altamente conflictiva para los trabajadores de medios de comunicación.


“Estos últimos asesinatos ponen a Latinoamérica una vez más en el rango de la región más peligrosa en el mundo para periodistas” declaró Aidan White, secretario General de la FIP. “Sólo Irak, en Medio Oriente, empeoró en este año, lo cual prueba ser otro terrible capítulo en la historia de ataques contra periodistas.


De acuerdo con las noticias, el cuerpo de Sánchez Guzmán, quien trabajaba para una empresa afiliada a Televisa y era corresponsal para una estación de radio y un sitio de noticias en internet, fue encontrado el jueves con dos disparos en la cabeza. Junto con Sánchez Guzmán de 32 años, se encontró el cuerpo de otro hombre, que según parece era su amigo.


Sánchez Guzmán es el noveno periodista asesinado en México en lo que va del año. De éstos, cuatro perdieron la vida en noviembre. Unos días antes de la muerte de Sánchez Guzmán, el periodista Roberto Marcos García también fue asesinado cerca de Veracruz.


La FIP aconseja a las autoridades mexicanas sobre la necesidad de actuar para poner freno al flujo de violencia. “Los asesinatos deben parar”, afirmó White. “Cada muerte sólo confirma el grave impacto en el periodismo y la libertad de expresión”.


La violencia contra periodistas se ha incrementado en esta zona en los últimos meses. El 26 de noviembre, el periodista colombiano Marino Pérez Murcia fue asesinado en la ciudad de La Plata. Su muerte llegó mientras los periodistas en Colombia han estado enfrentando una ola de amenazas de paramilitares y otros grupos


“En Colombia, los periodistas ha enfrentado por mucho tiempo numerosas amenazas como producto de sus investigaciones, por eso hacemos un llamado al gobierno para que ponga fin a la impunidad en ese país", declaró White.


Los recientes asesinatos han convertido a Latinoamérica en la segunda zona más peligrosa del mundo para el periodismo, con al menos 33 periodistas y trabajadores de medios de comunicación asesinados en el 2006 y siete más que murieron en accidentes o desastres naturales mientras realizaban su trabajo. El único lugar más peligro es Irak, en el Medio Oriente, en donde en este año al menos 60 periodistas y trabajadores de medios de comunicación han sido asesinados.


En gran parte se debe a la creciente violencia en Irak que haya aumentado drásticamente el asesinato de periodistas este año. Hasta ahora 138 periodistas han sido asesinatos en el 2006 comparado con los 98 en el 2005.


(Traducción: Juan A. Hernández Hernández)


Para mayor información comuníquese con la FIP al teléfono 32 2 235 2207

La FIP representa a más de 500,000 periodistas en más de 100 países en el mundo.