Ola de muerte suscita nuevos temores por ataques dirigidos contra medios de comunicación en Irak


La Federación Internacional de Periodistas, FIP, exigió una investigación inmediata y urgente, por parte de las autoridades iraquíes, sobre la muerte de tres periodistas ocurrida en los últimos dos días.


Permanecen sin esclarecer las dos muertes y las circunstancias de la tercera tragedia, en esta reciente ola de ataques que aparentemente son atentados dirigidos, informó el Sindicato de Periodistas en Irak, SPI.


La Federación señala que estas muertes elevan a 134 el número de periodistas y trabajadores de medios que han fallecido en Irak desde la invasión de Estados Unidos que inició hace tres años.


El Sindicato Iraquí también afirmó que la policía del Ministerio del Interior, atacó y golpeó a Ali Al Yassi, trabajador de Al Hurra, canal satelital en lengua árabe, de EEUU.


“Los eventos de las últimas 24 horas son escalofriantes”, comentó Aidan White, Secretario General de la FIP. “El gobierno iraquí y las autoridades militares deben actuar para acabar con estos ataques contra colegas. Necesitamos una completa investigación sobre lo sucedido, información sobre el responsable y llevar a cabo acciones para traer a los asesinos ante la justicia”.


La noche del lunes, el periodista iraquí Abdul Wahab Abdul Razeq Ahmad Al Qaisie fue encontrado muerto 10 días después de su secuestro perpetrado por encapuchados en el Distrito de Nuevo Bagdad, informó el sindicato iraquí. El comunicador era el editor en jefe de la revista iraquí Kol Al Dounia y se desempeñó durante los últimos 40 años como freelance para periódicos europeos.


Según SPI, Adel Najee Al Mansouri, reportero del canal iraní Al Alam, fue hallado muerto hoy, un día después que hombres armados lo sacaran de su casa ubicada en el distrito de Al Amiriyah en Bagdad.


El tercer periodista muerto fue Riyad Atto, editor de un periódico en Talafar.