“Los medios están en la línea de fuego del terror”, advierte FIP tras muerte de editor en carro bomba

La muerte del director de un periódico Libanés y miembro del parlamento por la explosión de un carro bomba, es un “golpe devastador” para la libertad de prensa, señaló la Federación Internacional de Periodistas, FIP. Por motivos de seguridad, la FIP aplazó su encuentro regional con grupos de periodistas que se llevaría a cabo el fin de semana en Beirut.


Gebran Tueni, editor del periódico independiente An-Nahar, fue una de las cuatro víctimas del atentado. La detonación de un carro estacionado, destruyó el vehiculo en movimiento de Tueni, en la zona de Mekalis, al este de Beirut.


“Este crimen demuestra que los medios en Líbano, están en la línea de fuego de una nueva campaña contra la libertad de expresión y la democracia”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP. “El hecho violento se produjo tras un periodo de actitud crítica de Tueni y su periódico frente a la intervención siria en el país. Es un golpe devastador para la libertad de prensa. Los asesinos deben ser detenidos y presentados ante la justicia”, agregó White.


La muerte de Tueni ocurrió poco antes de ser publicado un informe sobre el asesinato del Primer Ministro Libanés, Rafik al-Hariri, ocurrido el 14 de febrero pasado. El documento elaborado por un investigador especial de Naciones Unidas, será enviado al Consejo de Seguridad de la ONU. La evidencia recogida en el informe preliminar, señala la participación de funcionarios sirios y sus aliados libaneses en el asesinato de Hariri.


“La reciente tragedia se suma a una serie de bombardeos y asesinatos ocurridos desde ese episodio en el que un carro bomba cobró la vida de Hariri”, dijo White.


En junio, Samir Kassir, columnista de An-Nahar, también reconocido por sus críticas a las políticas sirias, murió por la acción en un carro bomba. El líder político libanés, Walid Jumblatt, afirmó que Gebran Tueni y An-Nahar recibieron amenazas de Siria, durante mucho tiempo.


La FIP señaló que las políticas regionales frente al periodismo, han tenido consecuencias potencialmente desastrosas para la libertad de prensa. “Parece que todos los periodistas independientes y profesionales mediáticos están amenazados. Más que nunca, esta es la hora del profesionalismo, y de ponerle fin a las presiónes políticas y la manipulación de los periodistas”, concluyó White.


Para más información contacte: +32 2 235 22 00

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países