FIP solicita al gobierno colombiano protección para periodistas amenazados

La Federación Internacional de Periodistas solicitó hoy al gobierno colombiano brindar inmediato y adecuado nivel de protección a los 16 periodistas de Arauca amenazados por la guerrilla y por los grupos de autodefensas. La FIP está seriamente preocupada por su seguridad toda vez que tres periodistas han sido asesinados en este año. Entre ellos Luis Eduardo Alfonso, quien también era de la región de Arauca, y cuyo homicidio se produjo luego de recibir amenazas de muerte y habiéndose acogido al programa de protección del gobierno. El más reciente caso fue el del periodista radial Emeterio Rivas, quien fue baleado el 7 de abril en Barrancabermeja, ciudad ubicada a noreste de Colombia.


"El peligro que enfrentan estos periodistas es inaceptable", expresó Aidan White, Secretario General de la FIP. "La FIP solicita que se les brinde inmediata protección del gobierno colombiano y que el gobierno tome las medidas necesarias para forzar a los grupos ilegales en armas a que cesen de tomar a los periodistas como el blanco".


Los 16 periodistas aparecieron en dos listas negras, es decir listas de personas a asesinar. Ocho fueron mencionados en una lista de la guerrilla izquierdista FARC y 10 en una lista del derechista grupo de autodefensas AUC. Los dos primeros de la lista de la AUC ya fueron baleados. Las listas fueron reveladas a uno de los periodistas amenazados por un miliciano de la guerrilla de las FARC.


Tan pronto como los periodistas tuvieron conocimiento de las listas buscaron la protección de las autoridades locales, pero la policía de Arauca les comunicó que no tenía suficiente personal para brindarles protección. Ante tal situación se desplazaron a Bogotá, donde se reunieron con el Comité de Protección par Periodistas del Ministerio del Interior, y con el Vicepresidente de Colombia. Luego de varias reuniones donde estudiaron medidas de protección como chalecos antibalas y guardaespaldas, el gobierno les ofreció teléfonos celulares y vehículos blindados, así como el apoyo de la policía local. Sin embargo, los periodistas se sienten inseguros de regresar, dado que se trata de medidas temporales que no les garantizan la vida.


La región petrolera de Arauca ha estado bajo disputa por parte de los grupos guerrilleros y los grupos de "autodefensas". Desde finales del 2002 el gobierno intenta retomar el control de la zona, la cual declaró "área de rehabilitación y consolidación".


Los 16 periodistas han estado cubriendo las violaciones a los derechos humanos por parte de todos los grupos armadas en conflicto, tanto legales como ilegales, lo cual los ha convertido en periodistas incómodos y ahora blanco del conflicto.


"Estos periodistas deben poder continuar realizando su vital trabajo de cubrir el conflicto en Arauca. No puede haber libertad de prensa cuando los periodistas están forzados a vivir en un clima de temor".


Los periodistas amenazados son: Carmen Rosa Pabón, Lizneira Roncancio, Yineth Pinilla, Hernán Morales, Henry Colmenares, William Reyes, José Antonio Zocadaguí, Carlos Pérez, Emiro Goyeneche, Rodrigo Avila, Narda Guerrero, Angel María León, Miguel Angel Rojas, Zorayda Ariza, Luis Guedes.


Colombia es uno de los países más peligrosos para los periodistas. La FIP registró cinco muertes entre periodistas y trabajadores del equipo informativo ocurridas en el 2002. Este año han sido asesinados tres periodistas, de los cuales al menos uno por motivos de oficio. Los demás están en investigación.