FIP condena ataques de gobierno somalí y de milicia contra medios de comunicación

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, condenó al gobierno de Somalia y a las milicias por actos de intimidación y violencia contra periodistas, y exigió a los funcionarios respetar la libertad de prensa en medio del conflicto político y militar del país.


“Los hechos recientes en Somalia, demuestran que el gobierno y las milicias están atacando la libertad de prensa en un esfuerzo por controlar el cubrimiento noticioso dentro y fuera del país”, dijo Gabriel Baglo, director de la sede de la FIP en África. “Han creado un ambiente de peligro e incertidumbre para los trabajadores de medios de comunicación”, concluyó.


El primero de junio, Maryan Mohammud, periodista de Radio Shabelle, ubicada en Mogadishu, fue golpeado violentamente por combatientes y se le prohibió trabajar en Baidoa. Al parecer, este ataque está relacionado con las entrevistas que realizó a miembros del parlamento Somalí críticos del presidente del parlamento.


El 18 de junio, hombres armados cerraron la sub división de Radio Shabelle en Baidoa. Los periodistas Mohamed Addawe y Ali Jey fueron detenidos durante el allanamiento de hombres que cumplían órdenes del Ministro de Agricultura y del actual Ministro del Interior, coronel Hassan Mohammed Nur.


El día 23 del mismo mes, el camarógrafo freelance sueco, Martin Adler, recibió un impacto de bala hecho por un desconocido durante una manifestación organizada por la Unión de Cortes Islámicas en Mogadishu. Su asesinato sigue sin resolverse.


Tres días más tarde, el corresponsal del New York Times, Jeffrey Gettleman, el fotógrafo de Times, Jehad Nga y el colega somalí Abukar Mohammed Abdirahman, fueron llevados por fuerzas del gobierno en vagones que pertenecen al Fondo para la Niñez de Naciones Unidas, donde fueron interrogados durante una hora. Luego fueron liberados. A Gettleman y Nga se les autorizó abandonar el país.


Reuters afirmó que a los periodistas de visita en Baidoa la semana pasada, les fue prohibido tomar fotografías por minders del gobierno. Según reportes de Reuters, los nuevos gobernantes islámicos en la capital de Mogadishu afirmaron que el gobierno tiene una milicia y tropas etíopes en la ciudad, para brindar respaldo en caso de un conflicto.


“Las presiones políticas conllevaron al gobierno a amordazar a la libertad de prensa y controlar los medios de comunicación”, dijo el Secretario General de la Unión Nacional de Periodistas en Somalia, Omar Faruk Osman. “Los periodistas están practicando la autocensura porque temen por sus vidas”.


La declaración emitida al final de la Asamblea General de la Unión, el 21 de Julio en Baidoa, condenó todas las violaciones a la libertad de expresión en el país y urgió a las autoridades a llevar ante la justicia a los individuos detrás de los crímenes.