FIP condena ataques contra periodistas iraquíes y exige al ejército de EEUU la liberación de reportero

La Federación Internacional de Periodistas expresó preocupación por los ataques de autoridades militares contra periodistas iraquíes. También hizo un llamado a las fuerzas de Estados Unidos por la liberación de un reconocido reportero de televisión que se encuentra detenido inexplicablemente, desde hace dos semanas.


Majed Hameed, reportero del canal de noticias Al Arabiya, es uno de los periodistas detenidos sin cargos ni explicación de las autoridades. En los últimos meses varios reporteros iraquíes de medios internacionales han sido detenidos durante largos períodos sin que se presenten cargos en su contra.


“Estamos preocupados. No ha habido ningún pronunciamiento que explique porqué (Hameed) fue detenido. Parecería una acción premeditada en su contra”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP. “Este hombre es reconocido por el profesionalismo de su arduo trabajo y un periodismo innovador que lo ha llevado a los lugares más peligrosos de Irak”.


La FIP afirma que los periodistas iraquíes, quienes con su energía y recursividad producen uno de los más significativos trabajos periodísticos de la región, tienen más probabilidades de ser víctimas del acoso de los militares.


“Existe un preocupante número de casos en los que periodistas son víctimas de agresiones porque llegan a la escena del incidente rápidamente. Reciben un castigo por hacer muy bien su trabajo”, afirmó White.


Al Arabiya señalo que Hameed ha sido testigo de enfrentamientos entre fuerzas estadounidenses y grupos armados en Fallujah, al Qa’em, Ramadi, Hadeetha, Rawa y recientemente en Tella’far, donde fue el único corresponsal atrapado entre el fuego cruzado. Sus informes han sido difundidos por todo el mundo.


Hameed fue arrestado en la línea de fuego mientras asistía al entierro de un familiar en Al Anbar. Varias personas fueron arrestadas. El periodista fue trasladado por tropas de EEUU a una instalación carcelaria en Al Anbar.


La semana pasada el camarógrafo freelance, Samir Mohammed Noor de Reuters, fue hallado culpable por un tribunal secreto que lo consideró “una amenaza imperativa para las fuerzas de la coalición y la seguridad de Irak. Hace cuatro meses Noor fue arrestado en su hogar por tropas iraquíes en la ciudad de Tal Afar.


En Irak, al menos otros cuatro periodistas de medios internacionales se encuentran detenidos tras ser capturados por militares estadounidenses sin cargos en su contra.


“No tienen ningún sentido estas detenciones que, al parecer, fueron ejecutadas como acciones calculadas”, afirmó White. “Debe haber una explicación oficial de lo que le está sucediendo a nuestros colegas y razones concretas detrás de los arrestos. Sí no, debemos asumir que los periodistas iraquíes nuevamente son víctimas por su valentía al intentar informar libremente”, concluyó.


Para más información contacte: +32 2 235 2207

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países