FATPREN: No claudicar en caso del colega Cabezas

El 25 de enero pasado se cumplieron diez años del asesinato del reportero gráfico argentino José Luis Cabezas, al que secuestraron, ejecutaron y luego quemaron su cuerpo en Pinamar, provincia de Buenos Aires.

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa expresó que estos diez años, marcan con fuego trágico la bronca y el dolor de los colegas por este crimen y sirve para mostrar cómo el poder buscó la muerte de un trabajador para opacar la revelación de una cámara.

La FATPREN recordó que Héctor Retana, José Luis Auge, Sergio González, Horacio Braga y Gregorio Ríos; Gustavo Prellezo, Aníbal Luna, Sergio Camaratta y Alberto Gómez, participaron de una u otra manera en este terrible crimen. Formaban parte de una banda de asesinos a sueldo y policías corruptos. Nueve asesinos y cómplices, la mayoría confesos por la ejecución de Cabezas en 1.997.

Tres años después, el Tribunal Oral de Dolores condenó a los cinco primeros a prisión perpetua, y a los cuatro últimos, a reclusión perpetua. Sin embargo, la Cámara de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, seis años después del horrendo crimen modificó la calificación legal de los imputados, por la de homicidio y privación ilegal de la libertad, dejando de lado la perpetuidad de la sanción.

La consecuencia no pudo ser más nefasta, dijo la FATPREN. Hoy, siete de los condenados ya están en libertad. Y tan sólo dos permanecen detenidos; uno de ellos, por unos días más; el otro, sólo por haber tramitado la excarcelación fuera de término.

El 25, los periodistas y reporteros gráficos de Argentina, junto a los familiares del infortunado hombre de prensa, lo recordaron en actos cumplidos en distintos puntos del país. Mientras tanto, la decisión final del caso se halla desde hace cuatro años en manos de la Suprema Corte de Justicia Bonaerense.

La FATPREN convocó a los distintos sectores de la sociedad argentina “a seguir combatiendo a quienes desde el poder, cualquiera sea su rostro, se sirven de las mafias, o las toleran. Y a seguir bregando junto con otros sectores de la sociedad para desterrar la corrupción y la impunidad, como el mejor reaseguro para que la tragedia no vuelva; con el compromiso y desafío de ejercer un periodismo no claudicante, por el derecho de saber que tiene la gente, por la familia de José Luis Cabezas y por nosotros mismos”.