En línea Directa: Colombia, Mayo, 2003

Al exilio interno periodista amenazado


Mayo 3. El mismo día en que millones de periodistas se pronunciaban contra las violaciones a la libertad de expresión, un periodista colombiano fue forzado al exilio interno para poner a salvo su vida. En efecto, el periodista radial Diógenes Cadena, salió de Neiva, capital provincial al sur de Colombia, luego de recibir amenazas de muerte, según informó la organización no gubernamental ASDEH. En abril pasado Guillermo Bravo Vega, también periodista, fue asesinado en esta misma ciudad.


Diógenes Cadena, conocido en el medio informativo como "Albatros Moro", aseguró haber recibido varias amenazas de muerte durante la última semana de abril mediante llamadas anónimas, por lo que decidió exiliarse al interior de Colombia de manera temporal.


Cadena, de 36 años y 7 de experiencia en el periodismo, se encontraba vinculado laboralmente desde octubre del 2002 como reportero de la sección judicial del informativo de la emisora radial "Huila Stéreo". Se desconocen los motivos de las amenazas.



Atentado contra periodista regional


Mayo 6. En la ciudad de Villavicencio, al oriente de Colombia, el periodista José Iván Aguilar fue víctima de un atentado con arma de fuego cuando se movilizaba de su residencia a la emisora radial donde trabaja.


Siendo las cinco y media de la mañana del 6 de mayo, dos hombres en moto se acercaron al vehículo en que se movilizaba Aguilar y tras exclamar "es el periodista" le dispararon en tres oportunidades. Sólo un bala alcanzó a rozarlo, sin ocasionarle herida de consideración.


José Iván Aguilar, de 39 años, es director y propietario desde hace 15 años del informativo radial "Noticias Ya" y además funge como corresponsal del informativo de televisión "Noticias Uno".


Según la organización no gubernamental FLIP, Aguilar negó haber recibido amenazas recientemente, aunque manifestó que dos años atrás había sido amenazado telefónicamente, sin ninguna consecuencia. Se desconoce cuál pueda ser el origen del atentado.



Denuncian espionaje policial a periódico


Mayo 6. El semanario "El Espectador", uno de los más serios y antiguos medios de comunicación colombianos, denunció que organismos de inteligencia de la Policía habrían sustraído copias de una investigación periodística que preparaba ese semanario sobre presuntas irregularidades en el "Banco del Pacífico" en la época en que el actual Ministro de Justicia y del Interior colombiano era parte de la Junta Directiva del mencionado banco.


Fernando Londoño Hoyos, Ministro de Justicia y del Interior, aceptó que había recibido un sobre anónimo con la copia del material periodístico días antes de la publicación de la investigación.


De acuerdo con el reportaje, los directivos de la sucursal colombiana del Banco del Pacífico aprobaron en 1997 préstamos a otras personas vinculadas con la Junta directiva del mismo banco por más de 18 millones de dólares cuando Londoño era su presidente.


En su denuncia, el periódico "El Espectador" señala incluso que el material fue entregado a Londoño por el propio comandante de la Policía Nacional, General Teodoro Campo.


Por ahora la Procuraduría General de la Nación anunció que abrirá una investigación para establecer si hubo espionaje, como lo asegura el semanario "El Espectador".


El hecho ha generado reacciones entre la comunidad periodística. Un columnista del medio de comunicación más importante de Colombia se pregunta cómo es posible que en un país sacudido por el terrorismo, y donde hace apenas unos meses un parlamentario perdió un dedo al abrir una carta-bomba, el Ministro más importante del gobierno abra la correspondencia anónima.



Amenazas a periodistas generan autocensura


Mayo 8. Como consecuencia de múltiples amenazas, cinco periodistas de la emisora radial "Radio Delfín" de la ciudad de Riohacha (al nororiente de Colombia) decidieron suspender la publicación de una encuesta sobre el perfil que debe tener el próximo alcalde de dicha ciudad.


Según el diario colombiano "El Tiempo" los reporteros Albeiro Sánchez, Francisco de la Hoz, Wilfredo Vargas, Hernán Díaz y Eladio Narváez recibieron 25 llamadas en que los amenazaban de muerte. Se desconocen los contenidos de las amenazas.


Condenados autores materiales de asesinato de periodista

Mayo 19. La Sala Penal del Tribunal de la ciudad de Valledupar (al norte de Colombia) anunció que falló la sentencia en segunda instancia en contra de Jorge Eliécer Espinal Vásquez y Rodolfo Nelson Rosado Hernández como autores materiales del asesinato del periodista Guzmán Quintero Torres, ocurrido el 16 de septiembre de 1999.

Guzmán Quintero Torres fue jefe de redacción del diario local "El Pilón", de la ciudad cuna del ritmo musical "vallenato". En varios artículos, Guzmán Quintero denunció homicidios y atropellos presuntamente cometidos por miembros del Ejército Nacional.

La condena del Tribunal en contra de Espinal Vásquez y de Rosado Hernández es de 472 meses (39 años) por el delito de homicidio agravado. Actualmente los sentenciados se encuentran detenidos en una cárcel de Valledupar. No se conocen avances de las investigaciones sobre la autoría intelectual de este crimen.

La decisión en primera instancia la había tomado en enero de 2002 la juez penal del circuito especializado de Valledupar, quien había declarado absueltos de cargos a los sindicados. En esa oportunidad el "Instituto Prensa y Sociedad" (IPYS ) solicitó con carácter urgente la vigilancia especial para el trámite de segunda instancia. La solicitud la hizo ante el Procurador General de la Nación, Edgardo Maya Villazón y ante el Fiscal General de la Nación, Luis Camilo Osorio. Igualmente la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió a la Procuraduría que se investigara la actuación de la juez que absolvió y solicitaron a la Fiscalía que apelara el caso en segunda instancia.

Sin embargo, el fallo en segunda instancia aún no se puede considerar en firme pues dentro del proceso los acusados pueden interponer un recurso de casación. En caso de que los acusados demanden el fallo, éste tendría un trámite de alrededor de dos meses en Valledupar y posteriormente sería trasladado a la Corte Suprema de Justicia en Bogotá.