FEPALC insta a Corte Constitucional de Colombia a despenalizar calumnia e injuria

La Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe insta a la Corte Constitucional de Colombia a despenalizar los delitos de injuria y calumnia, en consonancia con lo que dicta la doctrina penal moderna y los estándares internacionales y constitucionales en salvaguarda del pleno derecho a la libertad de expresión.


En ese sentido acompaña en todos sus extremos la iniciativa presentada por su afiliada, la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER), que ha precisado que la actual normativa legal de Colombia abre la posibilidad a que la inconformidad y la crítica propias de las sociedades pluralistas y democráticas sea criminalizada, y de este modo se limite el debate público, dado que la persecución penal disuade a los ciudadanos, y en particular  los periodistas,  a criticar, disentir y opinar sobre temas de relevancia pública. 

 

Es preciso indicar que en el colectivo internacional de los periodistas hay un consenso sobre la necesidad de despenalizar los delitos de injuria y calumnia, bajo las premisas y en el marco de los argumentos planteados por la propia Corte Interamericana de Derechos Humanos, la misma que ha fallado en ese sentido en los siempre citados casos Herrera Ulla y Kimel en Argentina, entre otros.

Asimismo la FEPALC le recuerda a la Corte colombiana que la propia Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos, particularmente en los puntos 10 y 11 precisa que las leyes de privacidad no deben inhibir ni restringir la investigación y difusión de información de interés público. La protección a la reputación debe estar garantizada sólo a través de sanciones civiles, en los casos en que la persona ofendida sea un funcionario público o persona pública o particular que se haya involucrado voluntariamente en asuntos de interés público.  Además, en estos casos, debe probarse que en la difusión de las noticias el comunicador tuvo intención de infligir daño o pleno conocimiento de que se estaba difundiendo noticias falsas o se condujo con manifiesta negligencia en la búsqueda de la verdad o falsedad de las mismas.

 

 

En razón a ello, la FEPALC se suma a este pedido de FECOLPER y expresa el respaldo de sus otras 12 organizaciones afiliadas en la región que vienen desplegando esfuerzos nacionales en ese sentido, con importantes logros, particularmente, en Argentina, Uruguay, México, Honduras y logros parciales en Brasil.



Celso Schroder 
Presidente FEPALC 

 
Zuliana Lainez 
Secretaria Derechos Humanos FEPALC