Los periodistas declaran la libertad de prensa y el gobierno abierto vitales para desarrollo global

La Federación Internacional de Periodistas insta hoy a los líderes empresariales del mundo y a los que trabajan por la justicia social a que incluyan la libertad de prensa, el gobierno abierto y la independencia editorial en el orden del día de la campaña con el fin de contrarrestar la crisis de pobreza y desarrollo global.


"La libertad de información, la independencia editorial y el gobierno abierto son fundamentales para construir un orden mundial basado en los principios de la democracia, la equidad y la justicia social" afirma la FIP en una declaración para el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, Suiza, y para el Foro Social Mundial de Porto Alegre, Brasil, que se inauguran a finales de esta semana.


La FIP sostiene que: "Un debate fundamentado en la información es la sangre de las democracias. Sin él los ciudadanos y los que toman las decisiones están inermes y carentes de las herramientas básicas para una participación y representación sustentadas en la información". Tras haber dado a conocer su reciente informe sobre los 70 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación asesinados en 2002, la FIP también aboga en favor de la acción internacional para "reducir la injerencia gubernamental" en los medios de comunicación.


La FIP advierte igualmente de la decadencia de las normas en los medios de comunicación y considera que se necesita emprender acciones para crear las redes de información que exige la confianza pública. Se subrayan igualmente las condiciones sociales de los trabajadores de los medios de comunicación y de los periodistas en un llamamiento específico en pro de normas internacionales para limitar la concentración de propiedad de medios de comunicación en manos privadas.


"Las organizaciones de medios de comunicación deben trabajar con los más altos niveles de confianza, calidad y respeto por los derechos humanos", indica la FIP, que intenta obtener un compromiso mundial para la creación de medios de comunicación diversos y pluralistas capaces de alcanzar el acceso y la difusión masivos "de forma que las personas de todo el mundo tengan acceso a fuentes de información justas y objetivas."


La FIP, el mayor grupo de periodistas en el mundo, sostiene que para que triunfe la globalización debe existir un respeto generalizado por los derechos humanos, y afirma que los conglomerados mediáticos mundiales han de liderar este proceso. "Las corporaciones internacionales, en particular los líderes de la economía mediática mundial, deben respetar los derechos humanos en todos los acuerdos comerciales y promover los derechos sociales y el diálogo en el seno de sus empresas.