FIP rechaza agresiones contra medios de comunicación en Pakistán

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, rechazó las crecientes restricciones al funcionamiento de medios de comunicación en Pakistán.


La más reciente demostración de lo que supone una ola de intolerancia contra la libertad de los medios, se consolidó en la prohibición al cubrimiento de eventos en vivo, que tenga que ver con el suspendido Jefe de Justicia, Iftikhar Mohammad Chaudhry.


En dos días con las nuevas medidas decretadas, a los principales canales de televisión, Aaj TV y Geo TV, les fue restringida su transmisión; el primero casi a nivel nacional y el segundo, en las ciudades de Lahore e Islamabad.


“Esta crisis política sin marcha atrás, que involucra a Chaudhry y a la actual cabeza del ejército y presidente, el General Pervez Musharraf, se convierte en el más reciente episodio de la clásica maniobra de culpar al mensajero, al periodista”, comentó la directora de la oficina de la FIP en Asia Pacífico, Jacqueline Park.


La primera señal de que el gobierno intentó utilizar a la Autoridad Reguladora de Medios Electrónicos de Pakistán, PAMRA, para restringir el cubrimiento en vivo de varios hechos, fue divulgada por el Ministro de Información de Pakistán, Mohammad Ali Durrani.


Esta declaración explícita sobre las intenciones del gobierno, se dio un día después del discurso del Presidente Musharraf a los militares en la ciudad de Jehlum, cuando sugirió que los poderes de control de PEMRA, podían ser enfocados para restringir lo que el llamó “cubrimientos y presentaciones parcializados”.


La Federación fue informada de que el gobierno de Pakistán trató el pasado 12 de mayo, de acabar con el cubrimiento de manifestaciones en Karachi sobre Chaudhry, sin éxito.


La FIP, organismo internacional que representa a más de 500 mil periodistas, expresa preocupación ante la falta de esfuerzos por investigar los ataques perpetrados desde el día de disturbios en Karachi, y el fracaso al no lograr llevar a los responsables de la agresión contra las oficinas de Aaj TV, el primer canal de noticias en informar que los hombres armados en esa fecha, pertenecen al Movimiento Mottahida Qaumi, MQM, partido político que respalda el Presidente Musharraf y fueron responsables de ran parte de la violencia.


La Federación también alerta sobre noticias de otro cuerpo político, el Consejo Mohajir Rabita, MRC, que divulgó una lista de doce periodistas identificados como chauvinistas étnicos y enemigos.


El listado incluye a varios miembros de la organización afiliada a la FIP, La Unión Federal de Periodistas de Pakistán, PFUJ.


El descubrimiento de unas balas guardadas en un sobre de manila en carros de tres periodistas, en Karachi, dos de ellos en la lista del MRC, suscitó temor en la comunidad periodística.


La FIP confirma su total apoyo a la campaña de la PFJU para crear conciencia pública sobre los peligros que afronta la profesión.


Además, solicita al gobierno pakistaní, distanciarse de estos métodos de coerción y hace un llamado al Presidente Musharraf a tomar iniciativas que consoliden la confianza y credibilidad, para que los medios en Pakistán cuenten con la libertad de cumplir con compromiso su deber.




La FIP representa a más de 500 mil periodistas en 116 países