Declaración de Euskulduna: Periodismo, guerra y derechos civiles

<center></center>


<center>Periodismo, guerra y derechos civiles:

Debate Internacional sobre la amenaza para la democracia que suponen la guerra contra el terrorismo, la intolerancia y el populismo de los medios</center>


<center>Bilbao, 2-3 Abril de 2005</center>



<center>Declaración del Euskalduna</center>


Los participantes en la Conferencia de la FIP “Periodismo, guerra y libertades civiles”, que ha tenido lugar en Bilbao los días 2 y 3 de abril de 2005,


Creyendo que el respeto de los derechos humanos y la democracia son las claves de la sociedad civilizada,


Rechazando el mensaje de que los derechos fundamentales pueden ser sacrificados para combatir al terrorismo,


Insistiendo en el hecho de que el respeto a la libertad de expresión, la independencia periodística y el derecho de información de la ciudadanía son derechos esenciales que salvaguardan el ejercicio de la democracia,


Reconociendo que estas leyes, cuando son adoptadas por los Estados democráticos son utilizadas, sin embargo, por los estados autoritarios para reforzar su propio sistema de opresión.


Convencidos de que los ataques a la independencia periodística contribuyen de manera significativa a debilitar las libertades civiles y la adhesión a los valores democráticos en el mundo,


Habiendo constatado que la preocupación por la seguridad y el terrorismo han llevado a muchos estados democráticos a aprobar leyes y regulaciones que minan numerosos derechos establecidos en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (1948),


Preocupados porque somos testigos de la construcción de una infraestructura de registro y de vigilancia en la cual figure cualquier persona del mundo, y en particular los periodistas, infraestructura que traza sus viajes a escala mundial y controla sus comunicaciones y transacciones electrónicas,


Preocupados también porque muchas actuaciones gubernamentales, en nombre de la seguridad, están fomentando el temor y la ansiedad en la sociedad, y generando nuevas formas de intolerancia que son explotadas por implacables fuerzas políticas y sociales sin escrúpulos,


Declaramos


1. Que los gobiernos no deben sacrificar las libertades civiles en aras de la defensa de la seguridad pública,


2. Que toda ley apresuradamente elaborada y aprobada en fechas inmediatamente posteriores al 11-S debería ser rechazada, en caso de que viole los derechos y las libertades fundamentales,


3. Que la cooperación internacional en materia de seguridad no debe llevar a un mecanismo mundial de vigilancia, orden y control social general,


4. Que los medios de comunicación han de controlar, más que nunca, las acciones emprendidas por los gobiernos,


5. Que los periodistas y los redactores deben mantener su independencia en la redacción y defenderse de la autocensura


6. Que los sindicatos y las asociaciones independientes de periodistas deben ejercer una labor esencial en la defensa de la libertad de prensa, la autorregulación y la independencia en la redacción


7. Que son inaceptables todas las limitaciones de libertad de movimientos de los periodistas, las presiones sufridas para que revelen sus fuentes de información y la manipulación de los medios de comunicación por parte de los dirigentes políticos en el ámbito de la seguridad,


8. Que el papel decisivo interpretado por el periodismo independiente en su investigación y su presentación al público del impacto que suponen en el conjunto de la sociedad los cambios de política de seguridad a nivel nacional y mundial, es crucial para el porvenir de la sociedad democrática


9.Que la FIJ debería

a. hacer público su informe actualizado sobre Periodismo, libertades civiles y la guerra contra el terrorismo en el marco del Día de la Libertad de Prensa de 2005,

b. lanzar una nueva campaña global mundial en el seno de los sindicatos de periodistas, para desarrollar la toma de conciencia del impacto de la cooperación de las políticas que garanticen las libertades civiles y el derecho a informar

c. promover debates a escala nacional e internacional sobre la necesidad de vigilancia profesional, de conducta ética y del reforzamiento de la capacidad de los periodistas de trabajar sin presión política

d. reafirmar la política de la FIJ sobre la importancia del pluralismo, de la libertad de prensa y de la transparencia del gobierno a nivel nacional e internacional, así como la necesidad de impulsar la tolerancia en el periodismo tal y como fue aprobado en Bilbao, durante la conferencia internacional sobre este tema en 1997

e. aliarse con otros sindicatos, activistas de los derechos humanos y grupos de la sociedad civil para crear una coalición eficaz contra los ataques a las libertades civiles y los derechos democráticos


Bilbao, 3 de abril de 2005