SNTP llama a votar NO durante referendo por reforma constitucional en Venezuela

La Junta Directiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) se dirige a la opinión pública para ampliar su posición en torno a la propuesta de Reforma Constitucional presentada a consideración del pueblo venezolano, por el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, y la Asamblea Nacional.

El SNTP ha seguido con atención los diversos planteamientos formulados por destacados voceros, especialistas y analistas de distintas organizaciones, disciplinas y tendencias y, en tal sentido, queremos expresar nuestras coincidencias en relación con las siguientes observaciones.

SOBRE EL METODO:

1. El proyecto de reforma fue concebido inicialmente por una reducida comisión, en la cual por decisión presidencial fueron involucrados como co-redactores representantes de otros poderes del Estado venezolano, que se supone son las instancias imparciales a la cuales la ciudadanía puede recurrir para ejercer las acciones que la ley prevé en caso de que el texto propuesto y/o la vía escogida para su aprobación representaran violaciones del orden constitucional.

2. El número y la entidad de los cambios que se proponen en numerosos aspectos realmente vitales del funcionamiento del Estado, requerían de la tramitación de esta reforma a través de la convocatoria de una Asamblea Constituyente y no una discusión reducida al ámbito de la Asamblea Nacional, hoy perteneciente en forma abrumadora a la tendencia afecta al proponente, y que en modo alguno refleja la pluralidad política de la Nación.

3. Desde la propia representación parlamentaria y el Tribunal Supremo de Justicia se advirtió la ilegalidad de la actuación de la Asamblea Nacional al arrogarse la atribución de agregar nuevos artículos, 36 en total, al proyecto presentado por el Presidente de la República.

4. Uno de los aspectos más graves y preocupantes en cuanto al método escogido para la presentación y eventual aprobación del proyecto de reforma, lo constituye la precipitación con que se dio su discusión y la incorporación de nuevos artículos, y más todavía la complaciente cooperación del Consejo Nacional Electoral (CNE) al convocar ( ¡el mismo día que recibió el proyecto!) , a la celebración del referéndum.

5. Tampoco resulta un ejemplo de democracia participativa que a la población se le pretenda obligarla a votar la Reforma en dos bloques que contienen una gran disimilitud de contenidos, sin permitirle apoyar selectivamente aquellas que se le presentan a consideración. Por otra parte, el referendo no consulta a los ciudadanos y ciudadanas su opinión sobre las distintas disposiciones transitorias, lo cual se suma a los vicios del procedimiento.

SOBRE EL CONTENIDO

Por otra parte, del análisis del contenido del articulado de la reforma proyectada, puede inferirse que su objetivo apunta fundamentalmente hacia la concentración del poder en manos del Presidente de la República y permitirle su ejercicio de manera discrecional y hasta vitalicia. Y esto lo decimos con base en las siguientes consideraciones:


1. Se amplia el período presidencial a siete años y se posibilita la reelección sin límites.

2. Hay una minimización del poder de los niveles del gobierno estadal y municipal a través de la redefinición de la división político-administrativa del país y de la cancelación de la política de descentralización, que obtuvo el consenso nacional desde su aprobación.

3. Se atomiza el poder popular y se le entrega su tutelaje al Presidente.

4. Se crea un régimen económico de capitalismo de Estado, que sustituye al sistema de libertades económicas afectando de manera decisiva la propiedad privada.

5. Se desinstitucionaliza la fuerza armada y se crea un nuevo componente (la Milicia) que estaría al servicio de la voluntad presidencial.


Menciones apartes merecen las preocupantes propuestas de modificar los artículos 337, 338 y 339, lo cual permitiría restringir la libertad de información bajo la declaratoria de Estados de Excepción, sin límites temporales y sin la observancia de los pactos internacionales de Derechos Humanos, siendo que la Constitución vigente en su Exposición de Motivos proclama la preeminencia de los Derechos Humanos. Lo mismo que los planteamientos sobre la creación de los denominados consejos laborales que vendrían a actuar en paralelo sobre lo que ha sido siempre un ámbito de los sindicatos, que funcionan bajo la protección de los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Por lo expresado anteriormente, nos permitimos afirmar que la reforma constitucional busca desaparecer los principales referentes sociopolíticos sobre los cuales la sociedad venezolana se ha organizado democráticamente y que no han sido distintos de los de otros países hermanos.

Esta es la advertencia que con profunda preocupación, y en cumplimiento de la misión institucional que nos pautan nuestros estatutos, hacemos a toda la familia venezolana, a todos nuestros compatriotas, y en especial a todos nuestros afiliados y organizaciones sindicales fraternas.

Como organización plural, respetamos el derecho de cualquiera de nuestros afiliados a disentir de nuestra posición, pero entendemos que es un deber y una obligación irrenunciables exhortar al pueblo venezolano a pronunciarse masiva y democráticamente en el referéndum del próximo 2 de diciembre para rechazar, votando No en los dos bloques, lo que consideramos un instrumento cuya aprobación y puesta en práctica acabaría con el Pacto Social, hoy representado por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela del año 99, y rompería con el equilibrio entre la expresión del libre albedrío, que es el interés individual, y la coexistencia pacífica en sociedad, como es el interés colectivo. Aquí y ahora, es la paz misma de Venezuela la que está en juego.

LA JUNTA DIRECTIVA


Caracas, 23 de noviembre de 2007.