SNTP: Gobierno de Presidente Chávez amenaza con cerrar otro canal de TV en Venezuela

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela transmite su alarma y preocupación a la opinión pública nacional y a la comunidad internacional por la sucesión de acciones políticas y medidas administrativas, declaraciones del presidente del Gobierno venezolano, Hugo Rafael Chávez Frías, así como de sus ministros, dirigentes, parlamentarios de su partido y voceros de televisoras y otros medios oficialistas en contra del canal de noticias Globovisión, en las que se prefigura una posible medida de cierre similar a la que se ejecutó hace nueve meses contra la planta televisora Radio Caracas Televisión (RCTV).

Tal como ocurrió previo al cierre de RCTV, a la cual se le privó de su señal abierta y se le despojó arbitrariamente de la mayor parte de su infraestructura tecnológica con el alegato del vencimiento de la licencia para el uso del espectro radioeléctrico, día tras día y de manera sistemática el canal Globovisión y sus periodistas son tildados de “amarillistas”, “golpistas”,“terroristas”, “desestabilizadores” y de ser un medio con periodistas “al servicio del imperio”, sin que objetivamente se haya presentado pruebas que convaliden esas acusaciones ni pueda catalogarse la acción y programación del medio en cuestión como distintas a la que pueda ejercer cualquier medio independiente y crítico de una gestión gubernamental, como en efecto lo ha sido Globovisión desde su nacimiento como medio de comunicación hasta la fecha.

Entre los hechos más alarmantes se encuentran el emplazamiento público hecho por el presidente Chávez a la nueva presidenta de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) a actuar con “mano firme” contra Globovisión. Igualmente, las declaraciones del Ministro de Interior y Justicia, Rafael Rodríguez Chacín, quien a raíz de un episodio de rehenes en un asalto bancario, acusó al canal privado de crear “miedo, terror y pánico” a la población, a pesar de que las imágenes transmitidas en vivo por Globovisión fueron tomadas y sacadas al aire por el propio canal gubernamental, Venezolana de Televisión (VTV).

No menos graves son las acusaciones del Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Andrés Izarra, promotor de la tesis de la “hegemonía comunicacional” por parte del Estado venezolano, quien sostiene que a Globovisión “hay que ponerle coto” por presuntamente haber llamado “consumidor de drogas” al presidente Chávez, a raíz de la transmisión de la escena en la cual el jefe del gobierno venezolano masticó en un acto público (Reunión del ALBA, 26-01-08) hojas de coca y luego afirmó que lo hacia todos los días. Las imágenes fueron reproducidas en el micro “Usted lo vio”. Sostiene, asimismo, que detrás de Globovisión están “las grandes corporaciones que son enemigas de Venezuela”. Mientras tanto, el presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de Comunicación Social de la Asamblea Nacional , diputado Manuel Villalba, anunció que respaldará todas las acciones legales contra Globovisión. Por su parte, el diputado Juan Carlos Dugarte, solicitó a la Fiscalía General la apertura de una investigación contra esa planta televisora.

Llama la atención que desde el gobierno nacional se haya puesto en marcha todas estas acciones y movilizaciones y se formulen estas acusaciones contra Globovisión y sus periodistas, mientras se tolera de manera complaciente la transmisión a través del canal oficial Venezolana de Televisión (VTV) del programa “ La Hojilla ”, cuya desmesura y vulgaridad en el lenguaje, tono y contenido son rechazados y condenados por el propio pueblo chavista y al cual, no obstante, acude el propio Jefe del Estado. Igualmente, se financia a manos llenas publicaciones periódicas del mismo corte.

Ante la gravedad que reviste la situación planteada, por cuanto se vendría a profundizar en Venezuela el deterioro de las garantías para la libertad de expresión, el derecho a la información, la pluralidad informativa y, adicionalmente, el derecho al trabajo de centenares de personas, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) considera necesario hacer un llamado de alerta a la opinión pública nacional e internacional, a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), a las organizaciones de defensa de la libertad de expresión y de los derechos humanos y a todas las organizaciones sindicales fraternas a sumarse a los exhortos que desde Venezuela se están dirigiendo al gobierno nacional para que se abstenga de tomar contra Globovisión medidas de cierre o de presión como las que se presagian y que, evidentemente, no serían cónsonas con la vigencia del Estado de Derecho ni con los valores fundamentales de la democracia.



LA JUNTA DIRECTIVA


Caracas, 13 de febrero de 2008.