SNTP de República Dominicana critica restricciones a la prensa en hospital estatal

El secretario general del SNTP, Olivo De León, criticó las medidas adoptadas por la dirección del hospital doctor José María Cabral y Báez de Santiago, al impedir el acceso de los periodistas al centro asistencial.


Calificó la medida de violatoria a la Ley de Libre Acceso a la Información Pública, al artículo 8 de la Constitución de la República y al artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.


De León reconoce que la dirección del centro de salud tiene todo el derecho de mantener restricciones a algunas áreas de la entidad, pero bajo ningún concepto prohibir ni siquiera el acercamiento de los periodistas.


Dijo que el 27 del pasado mes de julio, una comisión del SNTP de Santiago acordó con el director del hospital, doctor Andrés Rivas, que se permitiría el trabajo de los comunicadores sociales en el centro con las limitaciones de áreas como sala de cirugía, cuidados intensivos, emergencias, partos.


Precisó que para firmar el acuerdo sólo faltaba consensuar lo relativo a la puerta por la cual entrarían al recinto, ya que la dirección de oponía a que los periodistas lo hicieran por la puerta del área de emergencia.


Sin embargo, sostuvo que la dirección del hospital se destapó con una comunicación en fechada el 25 de julio y en la cual se prohíbe todo acceso, incluso el acercamiento de los periodistas al centro asistencial.


Parte de la comunicación dice: “En lo adelante, todo reportero, periodista o comunicador que desee hacer un reportaje, entrevista o trabajo de investigación, no podrá acercarse directamente a la fuente, deberá pasar previamente por nuestro departamento de Relaciones Públicas, donde, si el trabajo no afecta a nuestros internos, se le dará el apoyo necesario para conseguir la información de su interés”.


Asimismo, De León deploró la destitución de un reportero gráfico del canal 55 por presuntas presiones de la dirección del hospital.


Lamentó que la dirección del canal le haya dado mayor apoyo y credibilidad en un caso de conflicto a la dirección del hospital que a la versión de su empleado.


Olivo De León pidió la restitución del camarógrafo “cancelado”, al tiempo que pidió a las autoridades llamar la atención al director del hospital José María Cabral y Báez por su actitud reiterativa de impedir el trabajo de los periodistas y por ser un consuetudinario violador de la ley 200-04 de Libre Acceso a la Información Pública.