Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa advierte los riesgos de reforma constitucional en Venezuela

El SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA PRENSA (SNTP) en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 2, literal m, de sus Estatutos, que instituye como parte de su razón de ser la lucha por "la defensa, ampliación y consolidación de la democracia, de las libertades públicas, del Estado constitucional social de derecho y de justicia y los principios de la paz como instrumento de convivencia entre los seres humanos y naciones, como fórmula para resolver las controversias", estima pertinente hacer públicas las siguientes opiniones preliminares sobre el proceso de reforma constitucional en curso:

1.- Observamos con preocupación el recrudecimiento de la confrontación política, de la violencia verbal y física entre los venezolanos, como la que se ha dirigido contra el movimiento estudiantil durante los últimos días, y el trato desigual que dan los órganos del poder público a quienes realizan manifestaciones públicas y expresan opiniones distintas a las del gobierno nacional. Los colegas periodistas son testigos de excepción de lo aquí afirmado, pues no sólo son las dificultades existentes para dar cobertura periodística a los acontecimientos, sino también, el modo arbitrario como se restringe el acceso a las fuentes de información oficiales, algunas de las cuales sólo abren sus puertas a los medios identificados con el gobierno.

2.- La increíble celeridad con la cual la Asamblea Nacional aprobó el proyecto de reforma constitucional, presentado al efecto por el Presidente de la República, no guarda relación alguna con la búsqueda de los consensos básicos que toda Constitución requiere para que sus reglas sean eficaces y perdurables. Prisa menos justificable si tenemos como dato incuestionable que la conformación de dicho ente legislativo, más allá de las razones que se conjugaron para que ello fuese así, no refleja al país plural que somos sino a una parte de él.

3.- La iglesia católica, por conducto de sus legítimas autoridades, ha hecho objeciones de fondo al proyecto de reforma que, a nuestro juicio, merecen respuestas menos intemperantes y destempladas que las emanadas de los voceros oficiales. Afirman los sacerdotes, entre otras opiniones, que los cambios propuestos en lugar de unir a los venezolanos los dividen, en lugar de reestablecer la convivencia profundiza su fractura.

4.- Grupos opositores formulan un extraño llamado a una "marcha sin retorno”, propuesta que ha venido a aumentar las incertidumbres y las angustias del ciudadano común, que por encima de todas las diferencias anhela que el país se reencuentre con el camino del entendimiento, de la paz y de un verdadero diálogo social que viabilice la construcción de una alternativa mayoritariamente compartida y donde todos tengamos cabida.

5.- En recientes sentencias de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, uno de los magistrados de la misma, insospechado de cualquier afecto opositor, advierte que la idea de establecer un Estado Socialista en Venezuela "chocaría" con el Estado Democrático y Social de Derecho consagrado en el artículo 2 de la Constitución vigente y "afectaría toda la estructura y los principios fundamentales del Texto Constitucional, hasta el punto que un nuevo ordenamiento jurídico tendría que ser creado para desarrollar la construcción del socialismo". Más recientemente, con ocasión de otra sentencia, ese mismo magistrado, doctor Jesus Eduardo Cabrera, señaló que "La Asamblea Nacional con el proyecto de reforma no actúa sino como un contralor de lo presentado, sin que pueda añadir o cambiar nada del proyecto (...) La Asamblea Nacional en esto (la reforma) no es poder constituyente que pueda en materia constitucional hacer transformaciones, modificaciones, etcétera, no solicitadas por el proyectista".

6.- Las recientes declaraciones del General Retirado y ex Ministro de la Defensa Raúl Baduel van más allá de las objeciones jurídicas del magistrado y denuncia que está en curso un fraude constitucional, un golpe de estado contra el pueblo soberano, titular del poder constituyente originario.

7.-Las propuestas referidas a la suspensión de la Libertad de Expresión durante los estados de excepción y la de crear consejos laborales que asumirían la representación de los trabajadores sustituyendo el rol de los sindicatos, representan entre otros planteamientos, retrocesos a estadios no democráticos que de ninguna manera podemos compartir.

En atención a las precedentes consideraciones, que nos llevan a discrepar en la forma y el fondo de la planteada reforma constitucional, convocamos a todos los afiliados a nuestro sindicato y a los trabajadores en general a: leer con detenimiento y en profundidad los cambios propuestos; evaluar e informar de sus contenidos, desde los valores constitucionales vigentes, con cuya defensa estamos comprometidos, tal como lo indica el arriba citado artículo 2 de nuestros estatutos, y en consecuencia declararnos en campaña concientizadora y de denuncia sobre los graves riesgos que presenta para la democracia venezolana la propuesta de Reforma Constitucional promovida por el ciudadano Presidente de la República y la Asamblea Nacional.


LA JUNTA DIRECTIVA


Caracas, 08 de noviembre de 2007