Periodistas mundiales condenan las amenazas contra tres directores de medios en Colombia

Con ramos fúnebres lamentando su muerte, fueron amenazados los periodistas Daniel Coronell, Carlos Lozano y Hollman Morris en Bogotá, capital de Colombia, el pasado lunes 16 de mayo.


Dos coronas fúnebres llegaron en horas de la mañana a la antigua sede del noticiero de televisión Noticias Uno, dirigido por Daniel Coronel. Una de ellas lamentaba su fallecimiento y la otra el de su esposa e hija. El director del semanario Voz, recibió hacia las 4:00 de la tarde, en su oficina, un arreglo floral con la siguiente dedicatoria: “De la familia Montoya para el sepelio de Carlos Lozano”. La persona entregó el ramo fue capturada pero dejada en libertad por falta de pruebas. A Hollman Morris le llegó un ramo de rosas blancas a su casa, hacia las 7:50 p.m., con una tarjeta firmada por la familia Henao; las flores fueron entregadas por un sujeto alto y moreno con acento de la costa atlántica.


El siguiente día, la Presidencia de la República dio a conocer un comunicado donde manifestó que las amenazas contra los periodistas “son un motivo de vergüenza para nuestra democracia”. Agregó que: “La Seguridad Democrática es una política que garantiza la seguridad para todos los ciudadanos, sea cual sea su ideología, militancia política o credo que profese”. Finalmente reafirmó que los funcionarios públicos deben ayudar en la protección de los reporteros.


El 18 de mayo, los periodistas amenazados se reunieron con el Vicepresidente de la República, Francisco Santos, y con representantes de la Policía Nacional, el Ministerio del Interior y de Justicia y la Fiscalía General de la Nación, para definir acciones a tomar. Entre otras, el gobierno se comprometió a brindar protección tanto a ellos como a sus familias para garantizar el ejercicio de su labor informativa. Por su parte, la Fiscalía se comprometió a realizar la investigación desde la Unidad de Derechos Humanos. Por último, la Policía manifestó su compromiso con la creación de un grupo especial de investigación para apoyar a la Fiscalía.


Hasta el momento la Policía Nacional sólo ha podido establecer que dos de los tres ramos fúnebres fueron comprados en una floristería ubicada en Paloquemao, un barrio popular del centro de la capital y otro, ordenado desde una floristería de la ciudad de Pereira, al sur occidente del país.

Coronell, Morris y Lozano le dijeron a las organizaciones redactoras de este comunicado que sus últimos trabajos tuvieron relación con la reciente masacre ocurrida en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, municipio del departamento de Antioquia, de la cual varios campesinos y un sacerdote sindican al Ejército Nacional, mientras el gobierno señala al grupo guerrillero FARC. Los tres directores tienen en común, ser reconocidos por informar de manera independiente frente al Gobierno.


La Federación Internacional de Periodistas, la Fundación para la Libertad de Prensa, el Instituto Prensa y Sociedad y Reporteros sin Fronteras, condenamos vehementemente las amenazas dirigidas contra estos tres periodistas ampliamente reconocidos por la excelente labor informativa que realizan.


De igual forma hacemos un llamado al gobierno para que cumpla con su obligación de proteger a estos periodistas, y a la Fiscalía General de la Nación para que investigue, de manera efectiva, las amenazas que impiden el libre ejercicio de su profesión.


Antecedentes


Desde hace tres años, Daniel Coronell es director de Noticias Uno, uno de los más destacados noticieros de televisión independientes en Colombia. Recibió llamadas amenazantes en abril de 2002, luego de publicar una nota sobre los posibles vínculos del presidente Álvaro Uribe Vélez con el narcotráfico. Por motivos hasta ahora desconocidos, volvió a recibir amenazas en el 2003. En esa ocasión recibió una tarjeta de condolencias por la muerte de su hija, de apenas meses de nacida. El 22 de abril de 2005 recibió una llamada amenazante en su oficina.


Por su parte Carlos Lozano, director del semanario “Voz”, órgano informativo del Partido Comunista de Colombia, ha sido víctima de varias agresiones y amenazas. La última registrada ocurrió en mayo de 2002, cuando fue encontrado un carro-bomba frente a las instalaciones del periódico que horas mas tarde fue desactivado.


Hollman Morris es desde hace dos años, director de Contravía, un programa semanal de televisión auspiciado por la Unión Europea que presenta casos de violaciones a los derechos humanos. El periodista Morris ya había sido víctima de hostigamientos. El año pasado fue víctima de retención arbitraria y decomiso temporal de su material periodístico por parte de miembros de la Armada Nacional, en momentos en que realizaba un informe sobre la situación de orden público en el selvático departamento de Putumayo, al sur del país. En septiembre de 2.000 se vio obligado al exilio por amenazas relacionadas con su trabajo como editor de paz del periódico El Espectador.


Fuente:

Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas, Ceso-FIP

Fundación para la Libertad de Prensa, FLIP

Instituto de Prensa y Sociedad, IPYS

Reporteros Sin Fronteras, RSF


Para mayor información, comuníquese con la Fundación para la Libertad de Prensa, FLIP. Bogotá, Colombia


Tel: (571) 4 00 96 77, (571) 4 00 96 78. Fax: (571) 4 81 63 48.

E-mail: flip@cable.net.co o redalerta@cable.net.co

Pagina Web: www.flip.org.co


Esta información es responsabilidad de las organizaciones firmantes. Favor reconocerlas al momento de la difusión