Perfil de un militante: Stanis, un activista polivalente

Ser pastor, periodista y sindicalista a la vez es posible. Sin embargo, hay que saber conciliar las tres actividades. Esta es la elección por la que ha optado Stanis Nkundiye, de 55 años, en la República Democrática del Congo.

Este tranquilo “unificador” es un “hombre de paz” apreciado por los afiliados africanos de la FIP e incluso más allá. Periodista de prensa para Le Vrai Modérateur (publicación cristiana bisemanal de Kinshasa) en un país donde el ejercicio de la profesión puede conllevar la muerte, donde el acceso a la información es limitada y la corrupción corroe la profesión, su deseo es “contribuir a dar a conocer la verdad, contribuir a la justicia y, sobre todo, defender al débil convirtiéndose en la voz de los sin voz en un país donde solo existe un discurso único”.

En tanto que sindicalista, Stanis desempeña el rol de secretario general del SNPP (Syndicat National des Professionnels de la Presse), es tesorero de la FAJ (Fédération Africaine des Journalistes) y también presidente de la USYPAC (Union des syndicats des professionnels de la presse d’Afrique Centrale) sin pretensiones de protagonismo, fiel a la reputación de humildad que le caracteriza.

Su último compromiso es de orden religioso. Stanis es pastor. Una actividad respetada por los que le rodean, quienes no dudan en pedirle consejo en asuntos de la vida diaria, pero también por los magnates de la prensa, que aprecian su renuncia de la violencia.

“Cuando se aceptan responsabilidades, es preciso saber administrar el tiempo para asumirlas y mostrarse especialmente eficaz”, resume este hijo de profesora y auxiliar de enfermería.

¿Su método de trabajo? El compromiso y el diálogo. ¿Su baza? La calma y el respeto. Ser periodista en la República Democrática del Congo es difícil. Las presiones son tan fuertes que los periodistas no siempre pueden ejercer libremente su profesión.

El sueño de Stanis es continuar desarrollando la Federación Africana de Periodistas (FAJ) para que los “periodistas africanos se reencuentren en torno a ideales comunes”.