Open Letter on Iraq Crisis (Español)

Señores y Señoras,


En la perspectiva de una nueva guerra en el golfo Pérsico, el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (International News Safety Institute – INSI), una coalición sin precedente de más de 100 compañías del sector de los medios de comunicación, periodistas, grupos a favor de la libertad de prensa y organizaciones internacionales, está apresurando a todas partes para que sean respectadas la seguridad y la integridad de los periodistas en el campo de batalla.


En los años recientes, el número de trabajadores de los medios de comunicación matados y perseguidos con arreglo a su trabajo ha fuertemente aumentado. El año pasado, 65 periodistas y trabajadores de los media fueron matados en el ejercicio de sus funciones. Muchos fueron víctimas de violencia por parte de grupos que se sentían amenazados por sus reportajes. Una guerra eventual en Iraq va a poner a centenares de periodistas en la línea de mira.


Mientras algunos equipos de media van a viajar con las fuerzas desarolladas y bajo su protección, muchos otros van a trabajar solos. La responsabilidad de dar informes totalmente independientes y objectivos sobre la guerra y sus consecuencias para el pueblo común incumbe a todos ellos. Así, son blancos potenciales, como se pudo observar en los territorios palestinos, donde algunos cameramen, en particular, han sido golpeados y víctimas de tiros, y en Afganistán, donde el número de periodistas matados durante las dos semanas que duró la guerra de terreno fue más alto que el de soldados.


El Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, que hemos fundado, es una red mundial establecida para oponerse a los ataques a los periodistas. Estos no son unicamente tragedias personales; perjudican a la democracia y al flujo de información a través del mundo.


El Instituto recuerda a los ejércitos y sus comandantes que los equipos de media no combatan y trabajan bajo la protección del derecho internacional. Las Convenciones de Ginebra exigen el respecto de los derechos humanos de los periodistas durante los conflictos. Ellos se consideran como civiles y deben ser protegidos contra la violencia, las amenazas, el asesinato, el encarcelamiento y la tortura.


En particular, ni los periodistas ni los lugares civiles donde se congregan para trabajar, sean las oficinas del periódico, los centros de difusión o los edificios civiles, son blancos aceptables.


Cuando se habla de guerra, siempre hay un velo de decepción, de mala información y de manipulación de los medios de comunicación. Eso explica porque es crucial tener informaciones independientes de lo que ocurre en Iraq – antes, durante y después de la guerra. Requerimos de los periodistas y trabajadores de los media que trabajen de manera profesional y prudente, pero exigimos de todas las partes implicadas que no ataquen a los media y que se comprometan públicamente a garantizar la seguridad de los periodistas.


Chris Cramer

Presidente de honor, Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (IISP)


Rodney Pinder

Director, Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (IISP)


Johann P. Fritz

Director, Instituto Internacional de la Prensa (IIP)


Aidan White

Secretario General, Federación Internacional de Periodistas (FIP)