Nueva directriz del gobierno es un intento para intimidar a medios de comunicación afganos

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, condenó un documento del gobierno afgano que intenta intimidar a los medios de comunicación de ese país asiatico..


Funcionarios de inteligencia, presuntamente citaron a ejecutivos y editores de los principales medios en la sede de Kabul, el pasado 12 de junio, y les presentaron un listado firmado por el director de la Dirección de Seguridad Nacional, Amrullah Saleh., con temas vetados o prohibidos, por ir contra el “interés nacional”.


“Obviamente, es un intento por influenciar el contenido editorial y coartar las críticas al gobierno. La FIP hizo un llamado al gobierno de Afganistán para que retire estas directrices y establezca protecciones serias para la libertad de prensa”, señaló el Presidente de la FIP, Christopher Warren.


Las instrucciones también contienen tipos de coberturas no aprobadas: “Propaganda, entrevistas e informes negativos que sean controversiales o difamatorios y que estén en contra de la presencia de las fuerzas internacionales de la coalición e ISAF (en Afganistán). De igual manera, el instructivo indica a los medios prohibir o restringir materiales que “deterioren la moral pública” o “causen problemas de seguridad”.


Los representantes de los medios de comunicación, aparentemente rechazaron el documento como una violación a los derechos constitucionales.


La Asociación de Periodistas Independientes en Afganistán, APIA, y el Comité de Protección para Periodistas Afganos, CPPA, expidieron una declaración tras el encuentro del 21 de junio con los principales medios de comunicación, señalando que el ilegal e inconstitucional documento no tiene “ninguna importancia y credibilidad para los periodistas”.


Sin embargo, las organizaciones puntualizaron que la intervención es una “amenaza para el futuro de la libertad de prensa y democracia en Afganistán”.


El 22 de junio, mediante un discurso, el Presidente Hamid Karzai avaló las directrices que calificó de importantes para la seguridad y paz del país. También afirmó que las nuevas instrucciones acabarían con la propaganda de los talibanes y otros grupos.


La Unión de Periodistas Independientes en Afganistán expresó su preocupación, pues será difícil enfrentar las restricciones ahora que el Presidente les dio públicamente su respaldo.


“Este es un claro intento de intimidación contra la prensa afgana para que renuncie al derecho de la libertad de expresión”, dijo Warren. “Las autoridades afganas enfrentan una tarea inmensa para restaurar el orden, pero amenazar a la prensa obstruye la meta principal de una sociedad libre y democrática”, agregó. “La FIP exige al Presidente Hamid Karzai reconsiderar su posición frente a estas directivas y crear garantías para los derechos de los medios afganos”.


Para más información contacte a la FIP Asia Pacífico al: +61 2 9333 0919


La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países