Muerte de periodista en Irak desata los interrogantes existentes sobre acciones militares de EEUU

La Federación Internacional de Periodistas hizo un llamado al gobierno de los Estados Unidos a investigar de inmediato, la muerte de un corresponsal de televisión durante enfrentamientos entre fuerzas estadounidenses y rebeldes sunitas en Ramadi.


El 24 de enero, Mahmoud Za'al, de 35 años, camarógrafo y reportero de la estación de televisión iraquí, Bagdad TV, recibió impacto de bala en la zona insurgente de Ramada, mientras realizaba un documental social. Según algunos reportes, Za’al quedó atrapado entre el fuego cruzado de tropas de EEUU e insurgentes. Servicios de seguridad trasladaron su cadáver a la unidad forense del Hospital de Bagdad.


“Las fuerzas de EEUU deben confirmar su rol en la muerte de nuestro colega e investigar de inmediato cualquier posibilidad de responsabilidad de sus tropas”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP. “De no ser así, continuarán las acusaciones de descuido e indiferencia en sus acciones militares”.


Según Ahmad Rushdi, director del departamento de noticias de Bagdad TV, Mahmood fue detenido por soldados de EEUU a comienzo de semana. El canal llamó inmediatamente a la embajada de Estados Unidos para que reaccionara. La embajada contactó a Rushdi y le aseguró que Za’al sería liberado el miércoles y acordaron hora y lugar de la liberación. Por esta razón, Rushdi dijo que estaba “asombrado al escuchar la noticia de la muerte de Za’al’s el martes.”


Mahmoud es el quinto periodista del equipo de trabajo de Bagdad TV, detenido por fuerzas estadounidenses. El reportero se encontraba con un colega y se separaron en el distrito de Ramada para grabar las imágenes de un documental social sobre el impacto devastador de los carros bomba en carreteras, tiendas, centros de distribución de electricidad y agua. Za’al se hallaba en el área que tiene presencia de soldados de EEUU. Portaba su carné de prensa y cargaba su cámara.


La FIP apoya la iniciativa de Bagdad TV de realizar una campaña para acabar con la impunidad en casos de periodistas y trabajadores de medios asesinados en Irak. La campaña local se lanzó, formalmente, junto a un informe sobre el tema, el pasado 27 de enero.


“Por los 19 casos de periodistas y trabajadores de medios muertos que involucra a las fuerzas estadounidenses y varios casos de detenciones ilegales, los militares de EEUU deben dar respuestas creíbles a los interrogantes suscitados en cada caso”, afirmó White. “Ya han sido asesinados dos periodistas iraquíes este año y la evidencia permite calcular que el 2006 será un año de asesinatos y sacrificio para los medios de comunicación en Irak”.


La FIP planea organizar protestas a nivel mundial el 8 de abril para resaltar las exigencias de más acción contra la impunidad. Esta fecha es el aniversario del ataque hecho por tropas de EEUU, hace tres años, contra el Hotel Palestine, hospedaje de los medios en Bagdad. El suceso causó la muerte de Taras Protsyuk de Reuters y José Couso de la cadena española Telecinco. Otro reportero, Tareq Ayyoub, falleció el mismo día cuando los EEUU bombardearon las oficinas de Al Jazeera en la ciudad.


Para más información contacte: +32 2 235 22 07

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países