Liberen a los periodistas el 3 de Mayo, dice la FIP, mientras la impunidad y el secuestro amenaza la libertad de los medios

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) hizo hoy un llamado para que el Día Internacional de la Libertad de Prensa sea marcado con la liberación de los periodistas presos o secuestrados.

“Este año celebramos el día mundial de la Libertad de Prensa, en momentos en que más que nunca los colegas son víctimas del secuestro y retenidos como rehenes”, dijo Aidan White , Secretario General de la FIP.

Los casos recientes de secuestro en las personas de corresponsales extranjeros en Gaza, Afganistán e Irak han capturado la atención de los medios, pero de hecho, el secuestro es un serio peligro para los trabajadores de los medios en el mundo entero, dice la FIP.

El 3 de Mayo es un día de celebración para la libre expresión, pero no tendremos nada que celebrar, al menos que nuestros colegas sean liberados”, dijo Aidan White , destacando el caso del corresponsal de la BBC , Alan Johnston, en Gaza, cuyo secuestro de alto perfil ha venido a simbolizar el estado de miles de periodistas y trabajadores de los medios que enfrentan la intimidación y la violencia.

“El plagio de Alan ha venido a simbolizar el estado de los periodistas que diariamente enfrentan amenazas” , dijo White. “El debería ser liberado ahora y en el futuro tales incidentes deberían llegar a un fin”.

La FIP también está solicitando que los gobiernos revisen urgentemente los casos de periodistas detenidos por cumplir con su trabajo y que los liberen, advirtiendo que la cultura de la persecución de los medios solo da pié para que los reporteros se conviertan en objetivos de los extremistas.

Además de Johnston, quien fue secuestrado por desconocidos en la ciudad de Gaza el 12 de Marzo, en enero los extremistas secuestraron a un fotógrafo peruano que trabaja para la Agencia France-Press en Gaza y lo retuvieron por una semana. En octubre, un fotógrafo de AP fue plagiado por pistoleros palestinos y liberado luego ese mismo día. En agosto, dos periodistas de Fox News fueron secuestrados y retenidos por dos semanas antes de liberarlos.

También ha habido secuestros sobresalientes de reporteros en Afganistán, donde talibanes extremistas capturaron al periodista italiano Daniele Mastrogiacomo y a los dos afganos que trabajaban con él. El gobierno Afgano liberó a prisioneros talibanes para asegurar la liberación de Mastrogiacomo, pero su chofer, Sabed Agha, y el periodista local Ajmal Nagshbandi, quien trabajaba como intérprete de Mastrogiacomo, fueron brutalmente asesinados por sus captores.

En Irak, grupos armados han secuestrado a corresponsales extranjeros y a docenas de medios locales. Muchos de los periodistas iraquíes han sido asesinados por sus plagiarios.

En otras partes del mundo el secuestro también se ha vuelto espantosamente rutinario. En Sri Lanka ha habido numerosos plagios de periodistas, y solo algunos de ellos han sido liberados. Pakistán es también bien conocida como el sitio del secuestro y asesinato del reportero del Wall Street Journal, Daniel Pearl, pero los medios locales también han sido víctimas de ataques similares.

En México, encontraron muerto al periodista Saúl Noé Martínez Ortega una semana después de su secuestro por hombres fuertemente armados en Agua Prieta, un pueblo fronterizo cerca de Estados Unidos. Martínez Ortega era reportero policial para Interdiario, y para el momento de su abducción estaba investigando la desaparición de una de sus fuentes.

“En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, hacemos un llamado a los gobiernos de todo el mundo para que la protección al periodista sea una prioridad y para que se aseguren de que todo el que secuestre a un periodistas sea rápidamente llevado a la justicia”, dijo White. “Donde los periodistas han sido hechos prisioneros por cumplir con su labor, deben ser liberados. Los gobiernos que persiguen a los periodistas solo alientan a los grupos ilegales a convertir a los trabajadores de los medios en objetivos”.

La FIP dice que, en particular, los periodistas presos en China, Eritrea y Etiopía deben ser liberados.

El reportero de Hong Kong, Ching Cheong, ya ha cumplido más de dos años tras las rajas por cargos de espionaje contra China. La FIP de nuevo hace un llamado al gobierno chino para que libere a Ching y a los otros muchos periodistas chinos encarcelados, a menudo por cargos sin sentido, solamente por llevar a cabo su trabajo periodístico.

Etiopía ha absuelto a 8 editores de periódicos, pero aún retiene por lo menos a 12 más que fueron detenidos después de los resultados de las elecciones generales de 2005. Todos los prisioneros fueron acusados de intento de genocidio y traición y enfrentan pena de prisión perpetua o pena de muerte si fueran condenados.

En Eritrea, el gobierno se ha enganchado en un continuo reinado del terror contra la prensa independiente. Quince periodistas, incluyendo al sueco-eritreo Dawit Isaac, han sido detenidos en prisiones secretas en Eritrea, sin juicio, por cinco o más años, sin ningún contacto con sus familiares o abogados. Diez fueron arrestados después de que los líderes opositores abogaron por las reformas democráticas en 2001, relatos que fueron extensamente reseñados por la prensa. Cinco periodistas arrestados antes del comienzo de la ola de represión en 2001.

Para más información, contactar a la FIP por el 32 2 235 2207