La FIP responde a Artículo 19 acerca del Derecho a Compartir

Agnès Callamard
Directora Ejecutiva
Articulo 19
Free Word Centre
60 Farringgdon Road
London EC1R3GA, United Kingdom

 

Jim Boumelha
                                                                                                                                                         FIP  Presidente
 
                                                                                                                                                             Beth Costa
                                                                                                                                                             FIP Secretaria General
 
                                                                                                                                                             Résidence Palace
                                                                                                                                                             Rue de la loi 155
                                                                                                                                                             1040 Brussels, B
 

                                                                                                                                             Bruselas,

16 de mayo 2013

 

 

La FIP siempre ha valorado el trabajo que Artículo 19 hace para proteger la libertad de prensa y denunciar los ataques contra la libertad de discurso en todo el mundo. Nuestras organizaciones se han agrupado en varias ocasiones para unirse a las protestas, proyectos y declaraciones y reconocemos plenamente su constante apoyo a la libertad de expresión y el periodismo independiente.

 

Un documento reciente elaborado por Artículo 19, sin embargo, ha expresado su preocupación. Parece argumentar que la defensa de la libertad de expresión es opuesta a los derechos fundamentales de otros periodistas, para lo que hemos estado haciendo campañas por décadas- y que consideramos fundamentales para las habilidades de los ciudadanos no sólo para expresarse ellos mismos, sino por esa expresión a ser informados por profesionales,  e información independiente.

 

Al oponerse a la libertad de expresión y la protección del derecho de autor, el Derecho a Compartir – principios sobre la libertad de expresión y derecho de autor en la era digital, supone un conflicto entre dos derechos fundamentales que deberían, por el contrario, considerarse como complementarios. Ambos promueven los derechos de los creadores – ya sea profesional o no – a ser creativos, a recibir una compensación adecuada cuando su trabajo sea utilizado comercialmente, para asegurar que el trabajo llega a la mayor audiencia, para ser identificados como autores, si asi lo desean – y, sobre todo, para asegurar que se respeta su integridad.

 

Mientras nosotros verdaderamente le damos la bienvenida a la posibilidad de que la información circule libremente a través de internet y llegue a aquellos en lugares remotos, debemos insistir en que los que escriben, transmiten y en casos importantes toman enormes riesgos para transportar esa información, sean recompensados adecuadamente.

 

El periodismo se enfrenta a tiempos muy difíciles. Los sueldos y honorarios están cayendo peligrosamente, y muchos de nuestros compañeros están siendo despedidos; a muchos ni siquiera se le paga. Muchos se ven forzados a firmar contratos por los que se abandonan todos sus derechos y permiten a sus empleadores utilizar su trabajo muchas veces por un solo pago.

 

Un documento como el “Derecho a Compartir – Principios” puede añadir un daño adicional a una profesión que ya se encuentra en una posición muy débil y por lo tanto contribuir a un mayor debilitamiento de la libertad de información que es esencial para una democracia de ciudadanos informados.

 

Durante muchos años hemos defendido los fuertes derechos de los autores para los periodistas: estos son reconocidos con razón en el Artículo 27.2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece que toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales resultantes de cualquier producción científica, literaria o artística de la cual él es autor.

 

Los derechos de autor no solo son, o siquiera principalmente, acerca de la economía de los editores y organismos de radiodifusión. Protegen la propiedad intelectual de los creadores, las personas que se reúnen, producen y diseminan información. Están compuestos por derechos económicos, que es el derecho a autorizar la reproducción, comunicación, o poner a disposición su trabajo y recibir un pago o salario. Los derechos de autor también incluyen los “Derechos Morales”, que son los derechos a ser identificados y proteger la integridad de la información  que proporcionan los creadores.

 

Es cierto que los “Derechos Morales” son débiles en los países de habla Inglesa que se refieren a “Copyright” en lugar de “Derechos de Autor”- mientras que los documentos de ley parecen asumirse universales - y casi ausentes en los Estados Unidos. Hemos luchado mucho para que sea universal, en beneficio de todos los ciudadanos, profesionales o no.

 

Hay un fuerte vínculo entre los derechos de autores y los códigos de periodistas de conducta profesional. Los periodistas se comprometen a respetar la ética de los medios. Ellos son personalmente responsables  por el material que crean, pero para ser responsables necesitan saber cómo su material será utilizado y ayuda mucho si están debidamente identificados.

 

No creemos que la libertad de expresión haya sido “cada vez más erosionada por motivos de protección de derechos de autor”. Por el contrario, los derechos de autor protegen la libertad de expresión, proveyendo un reconocimiento de autores y apoyando a aquellos que son profesionales en la fabricación de una vida independiente de patrocinio.

 

Mientras que las copias pueden de hecho estar disponibles a través de las fronteras en una escala sin precedentes y con un costo mínimo, es injusto decir que las leyes de Derechos de Autor  deben adaptarse al “mismo ritmo que la tecnología digital”. Los fotógrafos de prensa en particular enfrentan una situación en la que la alta calidad de los sistemas de escaneo ahora permite a cualquier revista usar su trabajo gratuitamente sin ninguna autorización. No entendemos cómo una adaptación de las leyes de Derecho de Autor puede responder a esta falta de control por sobre los usos de sus obras.

 

Además, creemos que las copias digitales de un trabajo pueden competir sustancialmente con el trabajo original. Algunos periodistas freelance son independientes de la sindicación – siendo pagados por cada uso de su trabajo en cada mercado. Tener su trabajo disponible gratuitamente en copias digitales en una serie de sitios web y blogs los privará de una parte sustancial de sus ingresos.

 

No entendemos como los derechos de autor "han sido utilizados, cada vez más, para desalentar la creatividad". La protección de los derechos de autor está disponible para cualquier persona que crea una obra original, sin formalidades. Los creadores son algunos de los usuarios más frecuentes de trabajos de otros creadores y cualquiera que crea algo nuevo realmente necesita un acceso justo a otros trabajos.

 

Estamos muy preocupados por las llamadas para una interpretación justa "en términos generales," y para aumentar el número de excepciones a los derechos de autor. No alcanzamos a comprender cómo cualquiera de estas acciones le daría una mayor protección al derecho a la libertad de expresión. La ampliación de las limitaciones y excepciones a los derechos de autor podría reducir la capacidad de los autores para controlar el uso que se haga sobre su trabajo, para proteger la integridad de su obra o de defender su derecho a ser identificado donde quieran. También les impediría obtener ingresos para la explotación de su trabajo. Una vez más, estos efectos podrían dañar a bloggers aficionados y fotógrafos tanto como a autores profesionales.

 

La necesidad de someter excepciones a los derechos de autor a la "prueba de tres etapas" queda establecida en una serie de tratados internacionales y legislaciones nacionales. Esta es una condición sine qua non para que una excepción cause el mínimo daño al creador. Teniendo en cuenta que toda excepción y sin limitación específica causaría un daño significativo a los derechos de los autores para decidir dónde y cómo su trabajo debe ser usado y qué cantidad.

 

Esperamos que se tome en cuenta nuestras preocupaciones. ¿Podríamos reunirnos para discutir la posibilidad de una nueva declaración sobre la importancia de los derechos de autor a la libertad de expresión?

 

  Jim Boumelha                                                       Beth Costa 


 Presidente de FIP                                                 Secretaria General de FIP