La FIP respalda llamado internacional por la liberación de traductor afgano

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, señaló que el gobierno afgano debe garantizar la liberación de Ajmal Naqshbandi, quien se encontraba prestando sus servicios de traducción a un periodista italiano cuando fue capturado por los talibanes.


“El secuestro de trabajadores de la prensa se ha convertido en una alarmante táctica común entre grupos extremistas, en varias partes del mundo, y amenaza con poner en peligro la seguridad de los trabajadores y su derecho a ejercer la labor informativa en zonas de conflicto”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP. “Respaldamos el llamado internacional por la liberación de Ajmal y solicitamos al gobierno garantizar una pronta liberación.


La Federación apoya la solicitud de periodistas afganos e italianos ante los talibanes para liberar a Naqshbandi, secuestrado desde el 5 de marzo. El colega italiano, Daniele Mastrogiacomo, corresponsal de La Repubblica, recuperó su libertad el 19 de marzo, luego que el gobierno de Afganistán intercambiara prisioneros talibanes por el periodista.


El reportero fue secuestrado con su traductor Naqshbandi y el conductor Sayed Agha, quien fue decapitado por sus captores.


El afiliado de la FIP, la Federazione Nazionale della Stampa Italiana (FNSI), recientemente solicitó, directamente al comandante taliban, Mullah Dadullah, que tiene detenido a Naqshbandi, la liberación inmediata del traductor.


“Celebramos la liberación de Daniele Mastrogiacomo pero lamentamos profundamente que un profesional afgano que se desempeñaba como intérprete, permanezca como prisionero de guerra”, manifestó la FNSI, en una declaración conjunta con comunicadores en Afganistán.


La declaración también señaló que “todas las partes involucradas en el conflicto armado, deben respetar la libertad de los periodistas y facilitar su labor si es posible, y garantizar la liberación inmediata de los secuestrados”.


La Federación expresó preocupación por la tendencia creciente de secuestros de periodistas por parte de grupos extremistas. Mastrogiacomo fue el segundo periodista italiano secuestrado en Afganistán en los últimos seis meses. El fotógrafo Gabriele Torsello fue tomado como rehén en octubre y recuperó su libertad un mes después.


Los comunicadores también se han convertido en objetivo en Gaza. El corresponsal de la BBC, Alan Johnston, fue secuestrado por desconocidos, el 12 de marzo, y hasta la fecha, no se han presentado exigencias por su liberación. Otros cuatro colegas han sido secuestrados en la región en meses recientes; todos fueron liberados ilesos.


Para mayor información, contacte a la FIP al: 32 2 235 2207

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en 116 países