La FIP lanza campaña para reformar medios de Argelia y critica la aplicación legal del código ético

La Federación Internacional de Periodistas reinauguró su Centro de Solidaridad en Argel, con un llamado a los periodistas para que trabajen conjuntamente en la promoción de medios de comunicación independientes y condiciones laborales dignas para todos los informadores del país africano.


“La mayor parte de los periodistas argelinos trabaja en condiciones muy difíciles y a veces asombrosas”, comentó Aidan White, Secretario General de la FIP. “Es el momento para que los periodistas fortalezcan la unidad y, de esa manera, puedan luchar tanto por sus derechos profesionales como por sus derechos en el trabajo.”


El Centro de Solidaridad de la FIP -abrió puertas en 1996 por primera vez pero estuvo inactivo durante los últimos dos años-, será el punto focal de una nueva campaña que promoverá el reconocimiento de derechos fundamentales de los periodistas argelinos. Entre varias acciones, el Centro coordinará una encuesta nacional que permitirá determinar las condiciones de trabajo y la calidad de vida de los reporteros en Argelia. Es necesario señalar que esta nación es uno de los cuatro países del mundo árabe, donde la FIP está ejecutando un programa para el fortalecimiento y desarrollo de la organización sindical.


“Los medios argelinos fallan a menudo en su responsabilidad de brindar condiciones básicas laborales y violan el derecho de contratación,” dijo White. “La lucha por el ejercicio de la libertad de prensa es y será, siempre, una prioridad. Entonces no podemos aceptar la excusa de las dificultades profesionales, para no proporcionar estándares decentes en el lugar de trabajo”.


White también se reunió con el Ministro de Comunicaciones de Algeria, Dr. Boudjemad Haichor, para solicitarle evadir el debate con los grupos de medios sobre la aplicación legal del código ético en los medios. En ese sentido, la FIP ha determinado que el Centro de Solidaridad, desde su Casa de la Prensa, promueva varias acciones concretas tendientes al mejoramiento del derecho ciudadano a la información y el panorama general de los medios:


• Reformar la radio y la televisión del Estado para propiciar su transformación en un servicio público. El Centro de la FIP organizará, el próximo año, un evento nacional para analizar y difundir el tema.

• Reformar el sistema de asignación de pauta publicitaria pública, para convertirlo en un sistema abierto, transparente y accesible a todos.


• Reformar los códigos Penal y de Información para eliminar la posibilidad de que los periodistas sean recluidos en prisión por su actividad profesional. El Centro de la FIP monitoreará los ataques contra la libertad de prensa y realizará una campaña contra la detención de periodistas.


“Estos son los primeros pasos que deben darse para crear confianza profesional en los medios,” declaró Aidan White. “Hablar de una nueva ley sobre la base de un código ético para periodistas causa preocupación, pues redundará en el control y restricción de la actividad periodística y permitirá la manipulación política de los medios de comunicación”.


“Debemos partir de una base conceptual más amplia para reformar, de tal manera que la norma jurídica motive la auto regulación. Necesitamos desarrollar una cultura periodística fundamentada en la confianza para enfrentar responsabilidades y la auto corrección cuando sea necesaria,” concluyó.


La FIP está trabajando coordinadamente con su afiliado, el Sindicato Nacional de Periodistas, para propiciar la afiliación de más reporteros y fortalecer la presencia de la organización en todas las salas noticiosas de Argelia.

“El sindicato debe ser la voz incuestionable de los periodistas argelinos,” puntualizó White. “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para desarrollar sus planes de ampliación de la membresía y brindaremos apoyo a los periodistas de todo el país, allí donde requieran apoyo.”


El Centro de Solidaridad realizará un seguimiento cercano a las discusiones sobre la situación de los periodistas en Argelia y, también, a todo lo relativo con el trascendental debate acerca de quien puede tener acceso al ejercicio de la profesión.


La determinación de revivir el Centro llegó a comienzos de este año, tras la serie de protestas internacionales por la detención de los periodistas Ghoul Hafnaoui y Mohamed Benchicou. “Estos casos han hecho surgir temores fundados sobre la libertad de prensa en Argelia y su futuro”, dijo White. “Es el momento para que los periodistas argelinos le muestren al mundo que pueden trabajar unidos en la protección de sus derechos. La FIP, a través del Centro y con el apoyo del Sindicato Nacional de Periodistas, estará allí, presente, para ayudarlos y apoyarlos a hacer precisamente eso”.


Mayor Información: + 32 2 235 22 07

La FIP representa a más de 500,000 periodistas en más de 110 países