Intercepción de teléfonos en Estados Unidos y espionaje en sala de redacción en Alemania “confirman las amenazas contra las libertades civiles” señala la FIP

El espionaje sistemático de funcionarios de seguridad en Alemania y Estados Unidos a periodistas, revelan cómo la denominada “guerra contra el terrorismo” se ha convertido en una catástrofe para las libertades civiles y la libertad de prensa, advirtió la Federación Internacional de Periodistas, FIP.


ABC news, publicó un blog sobre un funcionario estatal que comentó -al presentador del programa- que el gobierno de EEUU está rastreando los números telefónicos marcados por los reporteros en un esfuerzo por descubrir las fuentes confidenciales. Aún no se ha confirmado si estas acciones están directamente vinculadas cómo la base de la Agencia de Seguridad Nacional, NSA, está rastreando llamadas telefónicas de millones de americanos.


Por otra parte, en Alemania se reveló que la agencia federal de inteligencia ha estado espiando a las salas de redacción y pagando a periodistas para revelar sus fuentes. Esto es solamente la “punta del iceberg” de la presión contra los medios que amenaza la democracia en todos los lugares”, indicó la FIP.


“La realidad del periodismo moderno es la vigilancia ilegal, la interferencia directa por parte de servicios de inteligencia en el trabajo informativo y la presión gubernamental contra el periodismo independiente”, dijo Aidan White, Secretario General de la FIP. “La democracia es puesta en riesgo en este proceso.”


Según fuentes locales, ABC News, New York Times y Washington Post son investigados por una supuesta conspiración en la que hubo una fuga de información de la CIA. El informe sugiere que el cubrimiento de ABC News sobre las prisiones secretas de la CIA en Rumania y Polonia, y los reportajes sobre el uso de misiles por parte de la CIA en Pakistán, han causado molestia a funcionarios de la CIA.


En Alemania, el gobierno inició la expulsión de espías en medios de comunicación nacionales, tras un escándalo por reportajes que indicaron cómo los periodistas fueron vigilados para evitar fugas de información a la prensa. Un vocero del gobierno anunció en Berlín que a la agencia Bundesnachrichtendienst, BND, no le fue ordenado llevar a cabo medidas operativas contra periodistas. Esta decisión se produjo tras revelaciones de que BND había monitoreado a los reporteros y pagado a periodistas por espiar a sus colegas.


“Damos la bienvenida a las noticias donde se dice que acabará el espionaje en Alemania, aunque la agencia todavía utilizará a periodistas como contactos para sus operaciones en el extranjero” señaló Aidan White. “La más reciente información sobre el rastreo de periodistas en Estados Unidos, demuestra claramente que en los medios del mundo democrático existe un grado de interferencia sin precedentes. Podemos asumir que este es solamente la punta del iceberg en cuanto a presión contra el periodismo”.


El año pasado la FIP publicó un informe detallado sobre periodismo y las amenazas a las libertades civiles que han surgido gracias a la guerra global contra el terrorismo, donde advirtió que las preocupaciones por la seguridad fueron utilizadas para “excusar” un ataque más profundo y amplio contra las libertades civiles en el mundo.


“Las noticias de lo que sucede en los Estados Unidos y Alemania, confirman lo que hemos percibido como una amenaza a los derechos fundamentales,” comentó White. “Lo que estamos observando es una catástrofe para la libertad de prensa y las libertades civiles”.


La FIP indicó que el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes de información está siendo comprometido. “Los gobiernos de todos los países están intentando imponer nuevos parámetros al secreto profesional. Esto es una violación a la libertad de prensa y al derecho de la ciudadanía de estar informada” dijo White. “Es hora de que los gobiernos a nivel nacional e internacional, cambien la directriz a favor de la protección de libertades fundamentales”.


Para mayor información contacte al: +32 2 235 2207

La FIP representa a más de 500 periodistas en más de 110 países