Informe hace los EE.UU. responsables de los periodistas muertos en Irak: “Profundo Desprecio de la Justicia”




La Federación Internacional de Periodistas exige:


  • Una investigación independiente sobre los asesinatos no elucidados

  • Nuevas reglas a fin de hacer de los actos contra los medios y la negligencia a propósito de los periodistas un crimen de guerra

  • Una Campaña Mundial a fin de obtener justicia para las victimas de los medios de comunicación


    La Federación Internacional de Periodistas, la organización de periodistas más larga del mundo, ha publicado hoy un informe detallado sobre la guerra en Irak y exige una “campaña mundial a fin de evidenciar el secreto, el engaño y la arrogancia de las autoridades estadounidenses EE.UU.” que caracteriza el asesinato de hasta siete periodistas durante y después de la guerra.


    El Informe FIP, “Desprecio de la Justicia en el camino de Bagdad”, estudia la seguridad de los periodistas durante el conflicto y subraya cuatro incidentes distintos en cuales periodistas fueron matados o desaparecieron y son ahora presuntos muertos.


    “Esos incidentes provocaron un clamor de indignación en el mundo periodístico,” declaró el Presidente de la FIP, Christopher Warren. “Es muy chocante que, después de seis meses, las familias, los amigos y colegas de las victimas estén todavía esperando explicaciones creíbles sobre las circunstancias y razones de esas muertes.”


    El informe, preparado por el Secretario General de la FIP Aidan White, acusa a los EE.UU. de un “flagrante desprecio” de la seguridad de los periodistas, al no pedir a los comandantes militares y soldados que eviten disparar a los miembros de los medios de comunicación.


    En particular, la FIP dice que los EE.UU. deberían esclarecer


  • El ataque del Hotel Palestine por un tanque estadounidense en Bagdad, un edificio en cual más de 150 miembros de medios se alojaban, y donde dos periodistas, José Couso, un cameraman de Telecinco en España, y Taras Protsyuk, empleado por Reuters, fueron matados;


  • El tiroteo que implicó a un equipo de ITN y fuerzas terrestres y aerotransportadas cerca de Basra, en cual el reportero Terry Lloyd fue matado. Todavía no fueron encontrados sus dos colegas, presuntos muertos, Fred Nerac y Hussein Osman;


  • Un ataque aerotransportado estadounidense por misil de la oficina de la televisión Al-Jazeera en Bagdad durante cual fue matado el reportero Tareq Ayoub; y


  • El ataque por tropas estadounidenses y a la luz del día del cameraman, laureado de un premio, Mazen Dana quien estaba trabajando desde una cárcel en Bagdad, algunas semanas después del fin oficial de la guerra.


    “En cada uno de esos casos, las autoridades de los EE.UU. no pudieron sea dar informaciones claras sea publicar los resultados de sus investigaciones internas,” declaró Aidan White. “Se han eximidos de su responsabilidad y han ignorado las mentiras y el engaño de sus representativos a pesar de los testimonios que vuelven a discutir los informes oficiales estadounidenses a propósito de esos acontecimientos. Eso representa un profundo desprecio de la justicia.”


    El informe FIP fue publicado un día después de una reunión organizada en Madrid que reunió a los lideres españoles del Periodismo, organizaciones de medios de comunicación y la familia de José Couso, una de las víctimas del Hotel Palestine, y aprobó la propuesta de lanzamiento de una campaña mundial implicando a medios de comunicación, periodistas, grupos a favor de los derechos humanos y expertos legales internacionales.


    “No estamos buscando a chivos expiatorios,” dijo Aidan White. “En la mayoridad de los casos conocemos a los individuos que pulsaron el gatillo. Sin embargo, tenemos que confrontar a los responsables de la cultura de negligencia y arrogancia que pone en peligro a los miembros de medios trabajando desde una zona de guerra.”


    En teoría, declaró la FIP, las reglas vigentes deberían proteger a los periodistas y miembros de medios. “Pero no funcionan. Necesitamos leyes claras y explicitas que van a fortalecer la protección de los miembros de medios y asegurar que cada asesinato de periodista en zona de guerra sea objeto de una investigación,” dijo White. “Recientemente, el Consejo de Seguridad de las NU mejoró la protección de los trabajadores humanitarios, el mismo proceso debería ser iniciado para los miembros de medios de comunicación.”


    El informe aprueba el establecimiento del Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, una coalición mundial de grupos de medios, cuyo objetivo es mejorar el nivel de formación y seguridad de los periodistas cubriendo los conflictos. También se exigen más acciones a fin de proteger los periodistas independientes, quien forman una de las partes más vulnerables de la gente trabajando desde una zona de guerra, y se hace hincapié en la amenaza que un periodismo “empotrado” representa para la objetividad periodística.


    “La Guerra en Irak fue globalmente, la campaña mediática más extensiva y cara de la historia recién. Fue también la más peligrosa,” añadió el Informe.


    La FIP ha enviado un correo al Secretario General de la Naciones Unidas, Kofi Annan, a fin de pedirle que incite a los EE.UU. a dar fin a su política del secreto sobre la muerte de miembros de los medios de comunicación y dé soporte a la investigación independiente requerida sobre los asesinatos de periodistas y miembros de los medios durante la guerra.


    “La injusticia en Irak no debe pasar,” dijo White. “Una guerra iniciada en nombre de la democracia no debería desdeñar los derechos públicos de conocer la verdad.”


    Haga un click aqui para ver el informe en inglés - Por el momento estamos procediendo a traducir el informe


    Mayor Información: + 32 2 235 22 00

    La FIP representa a más de 500,000 periodistas en más de 100 países