FIP: Proyecto de canal árabe podría perjudicar la reputación global de la BBC

La Federación Internacional de Periodistas advirtió que la decisión del Servicio Mundial de la BBC de lanzar un canal de televisión en árabe, podría socavar la reputación global que actualmente goza el transmisor público, líder en el mundo.


La FIP señala que la BBC parece seguir la directriz del gobierno estadounidense que, en el 2004, invirtió más de 60 millones de dólares para lanzar Al Hurra, red americana de televisión satelital en árabe. Aunque la estación afirma que es editorialmente independiente, la intención explícita detrás de su creación es contrarrestar el éxito de otros canales satelitales como Al-Jazeera y Al-Arabiya y su perspectiva árabe sobre el conflicto en Irak y Medio Oriente.


“Respaldamos totalmente los esfuerzos de los periodistas de la BBC por ampliar la influencia del Servicio Mundial que es sello de excelencia periodística. Sin embargo, la creación del canal abre la puerta a la crítica que señala a esta iniciativa como un medio para fortalecer objetivos políticos”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP.


El nuevo proyecto de televisión – El Servicio Árabe de Televisión de la BBC – transmitirá 12 horas diarias en Medio Oriente a comienzos del 2007 y será gratuito a través de una conexión satelital o de cable. El servicio árabe de la BBC en la radio, cuenta actualmente con reporteros en cada país de habla árabe y es escuchada por aproximadamente 12 millones de oyentes semanalmente.


El Servicio Mundial de la BBC, creado por el gobierno británico, afirma que el canal árabe costará £19 millones al año. La suma será cancelada con el cierre de 10 servicios de diferentes lenguas de la BBC, la mayoría en Europa. Aproximadamente 218 empleos se perderán, pero habrán 201 creados gracias al canal árabe y a otros proyectos.


La FIP da la bienvenida a los nuevos empleos que estarán disponibles, pero indica que el Servicio Mundial de la BBC, que cuenta con gran reputación por su independencia, enfrenta el riesgo de perder la confianza de sus audiencias.


“Los objetivos de este proyecto se podrían perder en la región, donde muchos creerán que es una maniobra política”, dijo White. “El canal estadounidense Al Hurra, por ejemplo, es profesional, pero muchos dejan de verlo porque existe la percepción de que es vocero del gobierno. Lo mismo le podría suceder a la BBC”.


La FIP destaca la enorme presencia global del Servicio Mundial de la BBC que ejecuta su transmisión en 43 lenguas, cuenta con más de 149 millones de oyentes semanalmente. La FIP y su afiliado en el Reino Unido, la Unión Nacional de Periodistas, rechazan cualquier influencia política en los asuntos de la BBC.


“La FIP respalda completamente a los periodistas de la BBC y a su sindicato. Tenemos la confianza de que resistirán con vehemencia cualquier intento de interferencia editorial”, aseguró White. “Esta es la línea de acción para defender el Servicio Mundial y su reputación”.


Para más información contacte: +32 2 235 22 07

La FIP representa a más de 500,000 periodistas en más de 110 países