FIP protesta ante la falta de acción del gobierno de Filipinas tras un mes de asesinatos, ataques y amenazas de muerte contra periodistas


La Federación Internacional de Periodistas, FIP, expresó preocupación por la pobre gestión del gobierno filipino para proteger a los periodistas tras los hechos del mes pasado: tres trabajadores de medios asesinados, un colega gravemente herido, un intento de secuestro y amenazas de muerte contra un presentador.


Diez periodistas han sido asesinados en Filipinas en lo corrido del año, cifra que supera el número total de trabajadores muertos en la región de Asia Pacifico. El último asesinato eleva a 45 el número de trabajadores de medios muertos durante la administración de la Presidenta Gloria Macapagal-Arroyo.


“Es devastadora la cantidad de periodistas asesinados en las Filipinas. Se necesita hacer algo con urgencia para acabar con esta matanza”, dijo el Presidente de la FIP, Christopher Warren.


“Después de tantos asesinatos sin sentido y ser señalado como el segundo país más peligroso para los periodistas (el primer lugar lo ocupa Irak), es una desgracia que el gobierno filipino aún no tome medidas para acabar con estos homicidios”, afirmó Warren. “La impunidad de quienes ejecutan estos ataques, intimidaciones y asesinatos de colegas, debe llegar a su final”, agregó.


La FIP, la organización internacional con más de 500 mil periodistas en más de 120 países, elogió a su afiliado en el país, la Unión Nacional de Periodistas de Filipinas, NUJP, por su continuo monitoreo de las amenazas contra trabajadores de medios y su incansable dedicación a la protección de periodistas y defensa de la libertad de prensa.


“Es vital que la violencia desatada contra los periodistas y cualquier intento por intimidar y socavar la libertad de prensa, estén documentadas y registradas”, comentó Warren.


Reportero de provincia escapa a intento de secuestro en Laguna

Dick Garay, periodista de Police Files Tonite y corresponsal de Radio DZME, con sede en Manila, escapó a un intento de secuestro, el pasado 15 de agosto en la Ciudad de Calamba en Laguna. El colega reportó el incidente a la policía. Según informes locales, Garay estaba escribiendo sobre jueteng (juego ilegal) en Calabarzon (que hace referencia a las provincias de Cavite, Laguna, Batangas, Rizal y Quezon), incluyendo vínculos de la policía en los hechos.


Reportero abaleado en Valenzuela

Según la NUJP, un hombre no identificado hirió al reportero Tiktik Roger Banisal, el 14 de agosto en la Ciudad de Valenzuela. Banisal permanece en el hospital. Su estado es crítico.


Reportero grafico asesinado en la ciudad de Malabon

Melendrez, reportero gráfico del periódico Tanod de Manila, fue asesinado a las afueras de su casa el 31 de julio. Según informes locales, Melendrez era primo de Albert Orsolino, reportero gráfico de Saksi Ngayon, asesinado en la ciudad de Caloocan el 16 de mayo.


Presentador asesinado en Digos

El pasado 18 de julio, el presentador Armando “Racman” Pace fue asesinado por dos sicarios que se movilizaban en una motocicleta, cuando se dirigía a su casa en la ciudad Digos.


Operador de cámara asesinado en la ciudad de Caloocan

El 28 de julio, operador de cámara Ralph Runez de la estación de televisión RPN-9, fue abaleado frente a su casa en la ciudad de Caloocan.


Presentador recibe amenazas de muerte en Kalinga

Hazel Gup-ay, presentador de la estación de radio estatal de Radyo ng Bayan dzRK, reportó que teme por su vida tras recibir múltiples amenazas de muerte en mensajes de texto enviados a su celular. Según la NUJP, los mensajes comenzaron tras los reportajes de Gup-ay’s sobre una emboscada de un líder militar, ocurrida el 31 de julio.


“Estos asesinatos, ataques y amenazas indican que no hubo un esfuerzo para proteger las vidas de los periodistas en Filipinas. El gobierno debe llevar a los responsables ante la justicia, inmediatamente, si tiene la esperanza de restaurar los niveles de seguridad ya deplorables en el país”, advirtió Warren.


La FIP hace un llamado al gobierno de las Filipinas a realizar una completa investigación independiente de los asesinatos de Melendrez, Pace y Runez, el ataque contra Banisal, el intento secuestro de Garay, las intimidaciones contra Gup-ya y otros ataques contra colegas filipinos que permanecen sin resolver.


Para más información contacte a la FIP Asia Pacífico al: +61 2 9333 0919


La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 120 países