FIP hace un llamado al debate mientras caricaturistas daneses enfrentan el despido

El papel de los medios de comunicación de promover una mejor comprensión entre diferentes culturas, exige un dialogo franco y serio entre periodistas y profesionales mediáticos, afirmó la Federación Internacional de Periodistas, a raíz de la ira que varios medios daneses suscitaron en parte del mundo musulmán.


La FIP hace un llamado a todos los medios para evitar acciones que provoquen tensiones entre comunidades.


Por otra parte, la FIP expresó preocupación por el despido del editor francés Jacques Lefranc de France Soir. El editor fue despedido por publicar una nueva caricatura y reproducir otra de origen danés. La ilustración “envía una peligrosa señal de la presión inaceptable contra el periodismo independiente”.


La FIP indicó que los gobiernos del mundo árabe que exigen acciones políticas contra los medios, son culpables de interferir en el trabajo periodístico.


Este año la Federación planea relanzar el Grupo Internacional de Trabajo de Medios contra el racismo y la xenofobia, IMRAX. Señala como la controversia desatada por una serie de caricaturas publicadas por el periódico danés, Jyllands-Posten, ha causado una división profesional y discusión sobre la libertad de expresión y sensibilidad cultural. Las ilustraciones donde aparece el profeta musulmán Mahoma fueron consideradas ofensivas para muchos musulmanes.


“Esta época peligrosa para las relaciones entre comunidades y medios de comunicación, se deben articulan cuidadosamente sin comprometer principios fundamentales”, señaló Aidan White, Secretario General de la FIP durante una visita a un foro internacional de medios organizado por el canal satelital árabe Al-Jazzera en Doha


White afirmó que el cubrimiento dado al tema de las caricaturas, no logró destacar la importancia de la libertad de expresión, aunque los medios centraron de manera correcta la atención en la ofensa cometida. Desde lo sucedido, el tema ha sido expuesto en otros periódicos europeos que se sumaron a la controversia al reproducir las caricaturas.


“Este hecho muestra dos puntos de vista distintos sobre la libertad de prensa basados en tradiciones diferentes. Necesitamos respetar estas posturas culturales sin comprometer los principios cardenales del periodismo”, dijo White. “Las intervenciones políticas son inaceptables. Esto es un asunto ético que debe ser discutido, debatido y resuelto por los periodistas. Los gobiernos deben mantener sus manos por fuera de las salas de redacción y no intervenir”.


White agregó que la controversia por las caricaturas, revela puntos de vista que necesitan ser corregidos en un proceso de enseñanza que permita a periodistas del mundo árabe y a colegas de diversas tradiciones religiosas y culturales, extraer las lecciones de lo sucedido.


“Los hechos se han repetido durante meses. La tensión se eleva de una forma que no beneficia a nadie”, dijo White. “Es hora de hablar sobre esas diferencias que se han expuesto sin pasar por ningún análisis”.


En el 2004, el Congreso de la FIP en Grecia hizo un llamado al relanzamiento de IMRAX debido a las preocupaciones crecientes por el racismo y la intolerancia en muchos países, panorama reforzado por el temor al terrorismo y la ansiedad pública por las políticas de asilo y migración.


Para más información contacte: +32 2 235 22 07

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 100 países