FIP condena intimidación de lideres sindicales internacionales por el gobierno colombiano

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) expresa su condena contra el gobierno colombiano por su “juego político de intimidación”, después de que se le obstaculizara la entrada al país al Secretario General de la ORIT, Vìctor Báez, y a otros tres representantes de las federaciones sindicales internacionales.


“En un país donde los activistas son asesinados por defender sus derechos, no se tolera que las organizaciones internacionales expresen solidaridad y presten su apoyo a las víctimas. Este es un juego político de intimidación por parte del gobierno colombiano”, dijo Aidan White, Secretario General de la FIP.


El 30 de octubre y el 1º de noviembre Víctor Báez Mosqueira, Secretario General de la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT-CIOSL); Antonio Rodríguez Fritz (Federación Internacional de Trabajadores del Transporte-ITF), Rodolfo Benítez (Union Network internacional-UNI) y Cameron Duncan (Internacional de Servicios Públicos-IPS, fueron detenidos en el aeropuerto internacional de Bogotá por agentes del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).


Las autoridades del aeropuerto afirmaron que no tenían visas válidas, aunque ellos no requerían permiso especial para entrar al país. “Este es un hostigamiento para impedir actos de solidaridad con algunos de los trabajadores más vulnerables de Latinoamérica, como los colombianos”, dijo White. Afirmó que la FIP comparte la opinión de la Unión de Líderes Globales, en cuanto que el gobierno colombiano tiene la responsabilidad de proteger a los trabajadores y a sus organizaciones contra todas las formas de violencia e intimidación.


Tres de los cuatro colegas habían participado ya en una reunión con el presidente Uribe durante una misión de solidaridad en el país en septiembre. En ese momento el presidente aseguró que su gobierno protege los derechos de los trabajadores. No obstante, la prohibición de ingreso al país tiene los visos de ser una represalia por la participación de Báez y los otros dirigentes en actos de solidaridad realizados en la misma oportunidad.


Igualmente, la FIP condena que a dirigentes sindicales de Gran Bretaña, Irlanda y España que llegaron a Colombia para participar en un congreso de mujeres, se les pretendiera cancelar las visas otorgadas por dos meses y permitirles permanecer solamente tres días en el país. Esta decisión fue rectificada luego de una protesta formal expresada por representantes de las Federaciones Sindicales Internacionales y de las centrales de trabajadores colombianos ante la Cancillería.


“Estas acciones son inexplicables”, dice White. “Colombia es uno de los lugares más peligrosos en el mundo para trabajar como sindicalista. Con más de 50 líderes sindicales asesinados este año es esencial que el gobierno mantenga un diálogo con los representantes locales e internacionales”


Las quejas serán presentadas ante la Organización Internacional de Trabajo (OIT), que esta semana examinará el catálogo de violaciones a la libertad de asociación en el país. La FIP se ha unido a otras protestas en Bruselas y Ginebra sobre estos incidentes.


Mayor Información: + 32 2 235 22 07

La FIP representa a más de 500,000 periodistas en más de 110 países