FIP acusa a EEUU por la muerte de periodista de Al–Jazeera en Bagdad: “Podría ser un Asesinato”.

Los informes que develan una discusión entre el Presidente Bush y el Primer Ministro Británico para bombardear la estación de televisión árabe Al-Jazeera, se suman a las permanentes preocupaciones de la comunidad periodística. Los colegas temen que el ataque de EEUU en Bagdad contra el Al-Jazeera, el 8 de abril del 2003, fue un atentado deliberado contra la prensa. El ataque cobró la vida de un reportero.


“Si ese es el caso, EEUU es culpable de la muerte de un periodista inocente”, afirmó Aidan White, Secretario General de la FIP. “Es hora que el gobierno de Estados Unidos cuente la verdad sobre este ataque y asuma responsabilidad por sus acciones, que parecen ser una concertada violación del Derecho Internacional Humanitario”.


Según la FIP -que ha realizado campañas en la búsqueda de justicia para 16 casos de periodistas y trabajadores de medios muertos en manos de tropas estadounidenses en Irakí-, no hubo una investigación de Estados Unidos y tampoco un informe adecuado sobre las circunstancias que rodearon la muerte del periodista Tareq Ayyoub.


“Se fortalece cada vez más la percepción de que este fue un ataque vengativo y deliberado contra los medios. Es un hecho que no debe quedar sin castigo”, dijo White. El misil que impactó la oficina de Al-Jazeera, fue lanzado a pesar de que los oficiales estadounidenses sabían que el objetivo eran las instalaciones de ese medio de comunicación.


Al-Jazeera temía otro ataque como el que sufrió en el 2001 en Kabul por parte del ejército de EEUU, durante la invasión a Afganistán. En aquel episodio las oficinas de Al- Jazeera fueron destruidas pero no hubo víctimas.


La controversia entorno al caso Tareq Ayyoub surgió nuevamente esta semana, tras la publicación del periódico británico, Daily Mirror, donde informa sobre un memorando secreto de la oficina del Primer Ministro en Londres. El documento revela cómo el año pasado, Tony Blair convenció al Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, de no atacar la sede de Al-Jazeera en Qatar por temor a una retaliación mundial.


Inmediatamente, parlamentarios británicos exigieron se publique la trascripción de cinco páginas de la conversación sostenida entre los dos líderes. La FIP apoya la completa divulgación de esta trascripción y solicita que la investigación sobre el ataque ocurrido en abril del 2003 sea abierta nuevamente.


La red de Al-Jazeera enfureció a la administración Bush por su cubrimiento franco del conflicto en Irak y por transmitir imágenes de las víctimas. Con frecuencia la estación de televisión ha recibido mensajes del grupo terrorista Al Qaeda. Algunos de estos mensajes han sido transmitidos por Al-Jazeera y la mayoría, reproducidos por medios de comunicación occidentales.


“El equipo de trabajo de Al-Jazeera no es un grupo de terroristas que puede ser señalado como un objetivo legítimo,” indicó White. “Son técnicos y periodistas entrenados y respetados. Basta con mirar los nombres de profesionales que se han inscrito para trabajar en la nueva versión en inglés de Al-Jazeera, para comprender que este es un medio tomado en serio por destacados periodistas. Considerar bombardearlos sería tan aberrante como cualquier acción ejecutada por terroristas contra la BBC o CNN”.


La FIP advierte que los medios británicos no deben ser intimidados por oficiales que intentan impedir la divulgación del memorando completo, ya que un trabajador civil vinculado al caso, está siendo juzgado por violar la Ley de Secretos Oficiales del Reino Unido.


“El público tiene derecho a saber si, en realidad, los políticos considerarían asesinar a periodistas para reprimir las voces independientes y críticas”, comentó White. “Las familias, amigos y colegas de las víctimas tienen derecho a recibir justicia para sus seres queridos”.


La FIP respalda la investigación mundial impulsada por el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, INSI, ante la impunidad presente en las muertes de los colegas.


La semana pasada, el Secretario General de la FIP, presentó al Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, una resolución preliminar contra la impunidad en los casos de periodistas fallecidos en zonas de conflicto. En esta resolución, los gobiernos que no logren capturar a los asesinos podrían terminar enfrentando la Corte Penal Internacional.


Estados Unidos ya enfrenta acusaciones, por omitir información sobre los ataques del 8 de abril contra periodistas en Bagdad, horas después del atentado contra Al-Jazeera. Un tanque estadounidense abrió fuego contra el Hotel donde se hospedaban periodistas de distintas partes del mundo. El ataque causó la muerte de dos colegas, Taras Protsyiuk de Reuters y Jose Couso de Telecinco, la Red de Televisión Española.


En septiembre, un juez español expidió una orden de arresto para tres soldados estadounidenses involucrados en el ataque. Estados Unidos ha ignorado la invitación hecha para que coopere en la investigación de los hechos.


Para más información:

Resolución propuesta al Consejo de Seguridad de EEUU (PDF Descarga y en solo en ingles):

http://www.ifj.org/pdfs/ProposalUNresolution.pdf


Link para el Informe de la FIP sobre la Justicia Negada en la carretera hacia Bagdad (solo en ingles):

http://www.ifj.org/default.asp?index=2328&Language=EN


Para más información, contacte: +32 2 235 22 00

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países