Fin al derramamiento de sangre exige la FIP a presidenta Arroyo de Filipinas

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, exigió a la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal-Arroyo, actuar de inmediato para proteger la integridad de los medios de comunicación, tras la espeluznante noticia del asesinato del periodista Carmelo Palacios, y el atentado contra el colega Mallari Jr.


Según el afiliado de la FIP en el país, la Unión Nacional de Periodistas de las Filipinas, NUJP, Palacios fue encontrado muerto en la ciudad de St. Rosa, provincia de Nueva Ecija, el 17 de abril. El cadáver de Palacios fue encontrado brutalmente golpeado y con un impacto de bala.


“Este escalofriante crimen, es el asesinato número 51 de un colega, bajo la administración de Arroyo. Es otro resultado trágico de la omisión de este gobierno”, afirmó el Presidente de la FIP , Christopher Warren.


“Mientras las cifras de víctimas va en alza ¿cuándo es que la presidenta Arroyo tomará las acciones tan necesitadas, para ponerle fin a este derramamiento de sangre sin sentido?”, dijo Warren.


Geary Barias, Director de las Fuerzas Usig, unidad investigativa de asesinatos de activistas en las Filipinas, cree que el periodismo crítico de Palacios y cruzada contra el crimen probablemente fueron las motivaciones detrás de su muerte”, indicó NUJP.


“Ya es una desgracia que los periodistas en las Filipinas sean asesinados sistemáticamente por cumplir con su deber y para empeorar las cosas, la cultura de la impunidad que se ha desarrollado bajo el mandato de Arroyo, ve a los asesinos caminar libres”, comentó Warren.


El presentador del programa radial, periodista del Daily Inquirer y editor de Ang Dyaryo Nati, Delfin Mallari Jr, también resultó herido en una emboscada en la ciudad de Lucena, el 18 de abril, un día después del asesinato de Palacios.


El co presentador de Mallari, Johnny Glorioso de dzMM, que se encontraba en el vehículo durante el ataque, salió ileso. Se ha señalado que el atentado tiene motivaciones políticas. Glorioso y Mallari eran funcionarios de la seccional local de NUJP.


La FIP, organización que representa a más de 500 mil periodistas en 116 países, hizo un llamado a una investigación completa de los ataques contra Glorioso y Mallari, y la implementación de medidas de protección para garantizar que estos ataques no vuelvan a ocurrir.


“El gobierno de Filipinas ha permitido que esta situación de desarrolle por bastante tiempo. La cultura de la impunidad debe ser desmantelada y Arroyo debe brindar garantías reales para proteger la integridad del personal de los medios de comunicación”, concluyó Warren.


Para más información, contacte a la FIP Asia Pacífico al: +61 2 9333 0919




La FIP representa a más de 500 mil periodistas en 116 países